Pedro Sánchez - efe
PSOE

Sánchez se inspira en la renta básica universal de Podemos y propone un «ingreso mínimo vital»

El líder del PSOE propone una prestación de 426 euros para familias sin ingresos y multiplicar por seis los recursos contra la pobreza

Actualizado:

El secretario general del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este lunes que, si llega a La Moncloa, pondrá en marcha un «ingreso mínimo vital» y multiplicará por seis los recursos destinados a paliar la pobreza, hasta alcanzar los 6.000 millones de euros al año.

Esta nueva prestación no contributiva de la Seguridad Social ascendería a 426 euros al mes para los hogares sin ingresos de la que creen que podrían beneficiarse actualmente 730.000 familias, según indicaron a Servimedia fuentes socialistas.

Durante la inauguración de un Foro de Igualdad y Oportunidades en Mérida, en el que ha participado también el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el líder de los socialistas se ha comprometido a poner en marcha una prestación no contributiva de la seguridad social que «proporcione unos ingresos mínimos para personas en situación de pobreza, que refuerce y extienda las prestaciones por hijos a cargo para eliminar la pobreza infantil».

Sánchez, que ha bautizado esta ayuda como «ingreso mínimo vital», ha subrayado que, para los socialistas, la desigualdad social no es algo «natural e inevitable» y ha defendido que es cuestión de «justicia» combatir la pobreza. Por ello, ha explicado que, si llega a la Presidencia del Gobierno, compremeterá un grueso importante de inversión presupuestaria a la lucha contra la pobreza, en el «presupuesto rectificativo» que aprobará al que pretende aprobar el Gobierno de Mariano Rajoy.

Pero esta propuesta del PSOE, ha dicho Sánchez, no será una renta básica universal que garantice unos ingresos a todos como un «derecho de ciudadanía» como la que propone Podemos, una idea «sugerente» en el ámbito de la teoría, pero «inviable» en su «plasmación actual» a unos presupuestos que cumplan con los requisitos.

Según el líder del PSOE, en lugar de un «ingreso incondicionado» que genera «bastante rechazo desde el punto de vista social», es más «útil» positivo un ingreso mínimo vital, «asociado a un estado claro de necesidad y condicionado a que los beneficiarios se comprometan a aprovechar las medidas de apoyo a salir cuanto antes de esa situación de pobreza en la que se encuentran».

Esta nueva ayuda, según indicaron a Servimedia fuentes socialistas, será «similar» a las pensiones no contributivas y estará articulada en coordinación con el subsidio por desempleo, con iguales cuantías, de forma que, una vez agotada la protección por desempleo, se garantice que la personas siempre mantienen la cobertura cuando se produzca el paso entre ambos sistemas.

La implantación de esta renta mínima, que se verá incrementada según los «complementos familiares», supondrá más de 6.450 millones de euros que se financiarán mediante transferencia de los Presupuestos Generales del Estado. Para acogerse a la misma, es necesario probar la ausencia de rentas.