Esther Arizmendi preside el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, cuyo portal se abrió en diciembre de 2014
Esther Arizmendi preside el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, cuyo portal se abrió en diciembre de 2014 - fotos: ernesto agudo
presidenta consejo de transparencia

Esther Arizmendi: «La ley de Transparencia ayuda a frenar la corrupción»

Hay quien piensa que la transparencia es una moda y que se limita a poder conocer el sueldo de los políticos. Nada de eso. Es toda una cultura en la que España lleva décadas de retraso

Actualizado:

La transparencia ha sido uno de los mantras de la reciente campaña electoral. En España hay una ley vigente desde hace seis meses por la que se creó el Consejo de la Transparencia, que fomenta esta cultura y vigila que se cumpla la ley.

-Háganos balance de estos seis meses de vida de la ley de Transparencia. Acaban de salir los datos de las visitas y solo ha habido 3 millones de entradas desde diciembre...

-El balance de los seis primeros meses es muy positivo, porque desde la nada, montar un portal de transparencia que tenga 500.000 datos al servicio de los ciudadanos es un esfuerzo importante. El coste que se hizo con medios propios de la Administración es muy modesto para la magnitud de lo que es, ya que una aplicación de cualquier tipo ya cuesta mucho más. Que la Administración se haya logrado organizar con unidades de información dentro de los ministerios es crucial. Existe un funcionamiento piramidal: una oficina, que es la OTAI, en Presidencia, centraliza los criterios y la marcha de todos los ministerios y en cada uno de ellos hay una unidad que ha recibido formación específica para atender a las preguntas. Esta unidad es la que dentro del Ministerio va pidiendo a cada organismo con competencia en la materia que cumplimente lo que el ciudadano reclama.

«La ley de Transparencia otorga poder al ciudadano para ser más crítico con sus gobernantes»

-¿Cuál es el portal a imitar? En Reino Unido es superaccesible y se consultan incluso las agendas de los ministros, sus dietas y sueldos.

-El modelo a emular es el más antiguo, el de Suecia, en el que ni siquiera hace falta establecer un procedimiento especial para regular el derecho de acceso, sino simplemente el ciudadanopregunta. Ni siquiera tienen que poner plazo para contestar, porque toda la Administración es consciente de que parte de su trabajo es la información y que ésta es una parte prioritaria del trabajo, por lo que cuando entra una petición de información, lo primero que hacen es contestarla. Y luego, además, no hay ningún tribunal especial para ningún procedimiento de recurso especial, porque se producen tan pocos... Si se cumple bien el derecho de acceso y se satisface bien la consulta, no hay que recurrir, con lo cual el nivel de conflictividad es cero. Claro que ellos tienen transparencia desde hace 250 años. Siempre hay que fijarse en el que está mejor, y lo está el que lo ha incorporado a la vida de la Administración, y ya los ciudadanos lo piden como un derecho más, propio y natural, y la Administración le responde como una obligación, como una parte de su trabajo más.

-Con unas elecciones generales a la vista, el ciudadano puede pensar que esto se puede paralizar o que un Gobierno de otro color no continúe con la labor de su equipo. ¿Es así?

-La transparencia ha venido con una fuerza que es imparable y desde luego para quedarse. Cualquiera que venga a sustituir, o continuar la labor de Gobierno, estoy convencida de que no va a parar esto porque no se puede frenar, ya que la transparencia contribuye a frenar la corrupción. España era el único país que no tenía ley y ha costado mucho tenerla. Ahora hemos dado el paso y un paso atrás es impensable, porque además el ciudadano está un poco más maduro como para pedir una democracia participativa en la que representativamente se hable solo cada cuatro años. Quiere saber, participar, controlar... Es una gran responsabilidad para los ciudadanos. Sobre la utización del portal, es cierto que hay tres millones de visitas, han entrado en páginas medio millón de personas, y las peticiones son un aún reducidas. Por ello, tenemos que enseñar al ciudadano que con esa palabra tan fea -el empoderamiento- les estamos invistiendo del poder de ser más críticos, de que deben saber más para impedir que se puedan hacer cosas que a lo mejor se hacen si no les ven, si no les miran...Deben tomar conciencia de que tienen responsabilidad en lo público y el día que van a votar lo hagan responsablemente, sabiendo qué es una buena gestión y dónde no la hay.

-Y ustedes tienen que trabajar desde la independencia. ¿No le suena nunca el teléfono?

-Claro que sí. A mí me suena el teléfono sin parar, pero no me suena para nada que no deba. Y afortunadamente -es la esencia del Consejo- no recibimos órdenes ni instruccinoes de nadie ni las pensamos recibir. En el Consejo somos conscientes de que nuestro valor es que somos muy independientes y hacemos lo que creemos que tenemos que hacer. Y lo vamos a hacer.

«No recibimos órdenes ni instrucciones de nadie ni las pensamos recibir»

-Hay muchas quejas respecto al proceso de registro en el portal de la transparencia: registro con el DNI electrónico, etc. ¿Se solucionará?

- Escucho con mucha comprensión esta queja, de hecho, la hemos tomado como una recomendación propia del Consejo y nos hemos dirigido a quien lo puede resolver. El acceso al portal lo regula Presidencia del Gobierno. Han puesto un acceso complicado, que tiene un límite que es identificarse electrónicamente, lo que supone que tienes que tener un DNI o una clave electrónica. Las relaciones de los ciudadanos con la Administración electrónica son complicadas. Hay una generación que se relaciona muy bien, porque son muy jóvenes y están muy acostumbrados; hay otra que somos conversos y nos vamos subiendo al carro de estos temas, pero hay algunos que tienen serias dificultades en relacionarse electrónicamente con la Administración. Para mí, es un tema que hay que revisar.

-¿En qué plazo podría cambiar?

-Cuanto antes mejor, porque ya son conscientes en el Gobierno, se han hecho eco de que esto es un problema y yo confío en que están buscando soluciones para simplificar el acceso.