El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el viernes en La Moncloa
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el viernes en La Moncloa - EFE
españa

Rajoy endurece su mensaje contra el PSOE

El Gobierno sitúa a Pedro Sánchez en los brazos de la extrema izquierda y ve una oportunidad para expandirse en el centro

Actualizado:

Mariano Rajoy ha puesto en marcha su primer cambio en el Gobierno, con un endurecimiento de su mensaje político contra el PSOE y Pedro Sánchez. El choque ha sido frontal, sin medias tintas, porque está en juego nada menos que el centro político, el espacio donde se ganan o se pierden las elecciones en España. El primero en intentar echar a su adversario de ese terreno de juego ha sido el presidente Rajoy, que sitúa ya a Pedro Sánchez en la izquierda radical.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, fue la primera en lanzar un proyectil directo contra la línea de flotación del líder socialistas. El Gobierno, dijo, está «muy preocupado» por la deriva de Pedro Sánchez hacia la izquierda extrema, como se está viendo en los pactos que está negociando en distintos puntos de España. Ese escoramiento hacia el radicalismo, advirtió la número dos del Gobierno, solo crea incertidumbre e inestabilidad.

De paso, Santamaría aprovechó para lanzar un llamamiento a los socialistas moderados. Les pidió que reflexiones ante la deriva de su jefe de filas. No es el último llamamiento a los socialistas moderados que escucharemos hasta las elecciones generales. Son unos votantes que, supuestamente, no ven con buenos ojos que se dé alas a la extrema izquierda de Podemos y a los nacionalistas radicales. Serán objeto de deseo para muchos partidos más «centrados».

El presidente Rajoy mantuvo la misma línea de dureza contra el PSOE, al que acusó de haber perdido la centralidad y de tener actitudes antidemocráticas y sectáreas por decir que está dispuesto a pactar con todos menos con Bildu y el PP. Una exclusión «antidemocrática», según Rajoy, que los españoles pueden pagar caro por la inestabilidad que conlleva. «Es malo para España», señaló.

Desde la Moncloa se advierte incluso del riesgo cierto de que muchos inversores pierdan la confianza en España ante la inestabilidad que suponen pactos radicales entre tres, cuatro o cinco fuerzas políticas.

La dureza del mensaje del Gobierno contra el PSOE y Pedro Sánchez se mantendrá, incluso irá a más. Se trata de dejar claro que los socialistas, con Sánchez a la cabeza, han abandonado el centro político. Ese será el objetivo de los populares a partir de ahora, y una de las claves ante las próximas elecciones generales.