Rajoy no descarta ahora cambios en el PP y en el Gobierno

El presidente avanza que se irán tomando "poco a poco las decisiones convenientes" para concurrir a las generales "de la mejor manera posible". El jefe del Ejecutivo defiende, aún así, la legitimidad de su Gobierno a pesar del resultado electoral del 24-M. Rechaza retirar la reforma de la administración local como exige el PSOE. El secretario general de los socialistas enmarca las conversaciones con Iglesias y Rivera en su interés de "gobernar el cambio" expresado en las urnas.

Actualizado:

Que el presidente del Gobierno haya realizado dos inusuales comparecencias ante la prensa en tan sólo tres días es un gesto que pone de manifiesto la agitación interna que se vive en las filas populares. Tras la pérdida de poder en numerosos territorios, una vez anunciada la retirada de sus principales barones y en pleno debate interno sobre la idoneidad de Mariano Rajoy como candidato, el jefe del Ejecutivo ha lanzado un mensaje para tratar de calmar las aguas del PP. Menos de 48 horas después de incidir en que no realizaría cambios en la formación y en los ministerios, Rajoy ya no lo descarta de manera tajante. "Los cambios, sean en el partido o en el Gobierno, se anuncian una vez que se han producido como es perfectamente entendible. Cualquier cosa que tenga que decir en el futuro, lo diré".

noticias relacionadasMontoro rechaza retirar la reforma local tras la «debacle» electoralFeijóo asegura que es leal a Rajoy desde que se levanta hasta que se acuestaHerrera no desvela si será candidato, pero se mantiene como presidente del PP de Castilla y LeónFabra, Bauzá y Rudi abandonarán la primera línea del Partido PopularHerrera, a Rajoy: «Mírate al espejo y respóndete a ti mismo»El PSOE, a Rajoy: «Vaya haciendo las maletas»Hernando: «Ningún líder del PP ha alcanzado el índice de votación de Rajoy»

El presidente insiste en la vigencia de las posiciones que marcó el lunes. Pero si su entorno garantiza que se está realizando un análisis exhaustivo para determinar las causas de la caída en número de votos y "saber hacia dónde moverse", él admite que en el partido se irán "poco a poco tomando las decisiones más oportunas y más convenientes" para que el PP pueda presentarse a las próximas elecciones generales "de la mejor forma posible y pedir a los españoles" su confianza.

Algo se mueve en el entorno del jefe del Ejecutivo cuando se ha reabierto el debate sucesorio. En los últimos dos días, Rajoy ha estado en contacto con los presidentes autonómicos populares, que entienden que urge una reacción contundente tras el 24-M para no seguir caminando "hacia el desastre" total de las generales. Ayer también charló con el presidente en funciones de Castilla y León, uno de los barones más respetados en la formación, que aconsejó a Rajoy mirarse "al espejo" y responderse a sí mismo si es el mejor candidato del PP, una posibilidad para la que, según Juan Vicente Herrera, el líder estaría en cualquier caso legitimado.

Se pronunció así antes de que comenzaran a producirse las consecuencias políticas del castigo recibido en las urnas y los dirigentes regionales comenzaran a anunciar su marcha de las presidencias territoriales del partido en los próximos congresos. La palabra "renovación" resuena en las filas del PP. Rajoy valora, en cualquier caso, que todos ellos continúen por ahora en sus responsabilidades orgánicas, tal y como se les pidió desde la cúpula para no debilitar aún más la formación. Además, insiste en que con seis millones de votos, los populares "estarán a la altura de las circunstancias".

Tanto la cúpula del PP como los miembros del Gobierno se han apresurado a cerrar filas en torno al presidente. Uno de los ministros más próximos a Rajoy, José Manuel García-Margallo, ha zanjado: "Creo que tenemos una magnífica secretaria general y tenemos el mejor presidente que podíamos tener, que en una singladura más que complicada ha demostrado tener mucha determinación y coraje".

Hasta el final

En cuanto al Gobierno, Rajoy ha vuelto a defender la "legitimidad" de su equipo para continuar con las reformas hasta el final de la legislatura. Lo ha dejado claro dentro y fuera del hemiciclo. "Vamos a cumplir con la responsabilidad que nos encomendaron los españoles y por lo tanto seguir gobernando", ha aclarado.

Hoy ha sido el diputado de Amaiur, Sabino Cuadra, el encargado de hacer el balance postelectoral en la sesión de control de la cámara baja, donde ha cuestionado que la mayoría que ostenta el PP en el Congreso se corresponda con la sensibilidad política de los ciudadanos. Es más, entiende que el Ejecutivo no debería seguir promoviendo reformas legales. "A esto se le llama pucherazo de mal perdedor, de jugador tramposo. Tal como señalan todas las encuestas y han ratificado las elecciones andaluzas, autonómicas y municipales, ustedes ya aquí están usurpando un poder que no les corresponde, y hacen uso de una mayoría parlamentaria que hace tiempo que ha caducado", ha sentenciado.

La intervención ha sido, sin embargo, calificada de "antidemocrática" y "burda" por parte de Rajoy. "Lo cual no me puede sorprender en absoluto dada su trayectoria política y de otro tipo a lo largo de muchos años", le ha espetado el presidente al representante de la izquierda abertzale. "Este Gobierno que presido, es un Gobierno legítimo, de más 180 diputados en esta cámara, ha sido votado por más de once millones de españoles, tiene un mandato de cuatro años, tal y como dicen la Constitución y las leyes, y seguiremos trabajando de aquí al final de la legislatura", ha añadido el jefe del Ejecutivo.

Reforma local

El cara a cara ha bajado de tono entre el líder socialista Pedro Sánchez y el presidente, que simplemente han intercambiado impresiones sobre la reforma de la administración local que censura el PSOE y que Rajoy no está dispuesto a retirar. "El pasado 24 de mayo los españoles decidieron con su voto abrir un tiempo nuevo marcado por el cambio y el diálogo en la política municipal", ha protestado Sánchez, dispuesto a dar marcha atrás a la modificación legal "en cuanto el PSOE gane las elecciones".

Al término de la sesión, el secretario general socialista ha proclamado además que su partido tiene la determinación de "gobernar el cambio" que los españoles han pedido en las urnas. En ese contexto enmarca las conversaciones con los dirigentes de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, para fijar una próxima reunión. En el arranque de la fase de pactos, Sánchez no ha querido aportar más detalles. "Todo tiene sus tiempos, tenemos que hablar, escuchar y dialogar", ha concluido tras llamar a "anteponer los intereses generales a los intereses de los partidos políticos".