Dionisio Muñoz, primero por la izquierda; a su lado, Mustafa Aberchan; a la derecha, Gregorio Escobar
Dionisio Muñoz, primero por la izquierda; a su lado, Mustafa Aberchan; a la derecha, Gregorio Escobar - abc

El líder del PSOE de Melilla se aferra al cargo y descarta dimitir

Gregorio Escobar, imputado en la compra de votos, dice que Ferraz no le ha pedido que se vaya

Actualizado:

Pese al contundente escrito de la Fiscalía, en el que pide para él nueve años de cárcel por malversación, prevaricación y asociación ilícita, el secretario general del PSOE de Melilla, Gregorio Escobar, se ha aferrado a su cargo y se niega a dimitir hasta que el juez no abra juicio oral contra él por el caso de la presunta trama de compra de votos en las generales de 2008.

Tampoco en Ferraz, el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, le ha pedido lo contrario, según reveló el propio Escobar ayer domingo durante la rueda de prensa en la que compareció para valorar el escrito de acusación del Ministerio Público contra 17 dirigentes del PSOE melillense y 13 de Coalición por Melilla. Entre estos últimos figura el propio candidato a la Presidencia de la Ciudad autónoma, Mustafa Aberchan, quien la fiscal considera de hecho uno de los «cabecillas» de esa trama de compra de sufragios.

Aunque ahora PSOE y CPM se presentan por separado, en aquellos comicios de 2008 -Rodríguez Zapatero salió reelegido como presidente- ambas formaciones concurrieron en coalición, de forma que Gregorio Escobar fue el candidato al Congreso de los Diputados, y el líder de CPM, Mustafa Aberchan, lo fue al Senado.

Uno y otro fueron respaldados por los entonces dirigentes socialistas José Blanco y el propio Zapatero. Aberchan y el entonces secretario general del PSOE, Dionisio Muñoz, que ocupa junto a Escobar los dos escaños que los socialistas poseen actualmente en la Asamblea melillense, son los señalados por la Fiscalía como cabecillas de la trama, y pide para ellos 27 años.

Lejos de apartarse del PSOE tras conocer las penas que se piden para él, Escobar defendió ayer su inocencia y la del resto de compañeros en esta investigación que se remonta a las elecciones de 2008, y lo único que lamentó es que este escrito de calificación se haya conocido a apenas una semana de las elecciones. En este sentido, Escobar señaló que lleva año y medio esperando que se produjera esta solicitud de penas y que será el juez quien tendrá que determinar si procede o no la apertura de juicio oral, lo que no se sabrá antes del 24-M.

El líder socialista expresó su compromiso de que, «cuando llegue el momento» dimitirá como secretario general y que desde Ferraz se les ha transmitido «confianza» en las decisiones que se tomen en Melilla. Recordó que en la candidatura del PSOE melillense no hay en estos momentos ningún imputado ni ninguna persona inmersa en un caso de corrupción.