Otros inmigrantes han intentado cruzar la frontera ocultos en el doble fondo del  maletero de un coche
Otros inmigrantes han intentado cruzar la frontera ocultos en el doble fondo del maletero de un coche - efe

Rescatan a un inmigrante tras pasar cuatro días atrapado en un contenedor en Melilla

El joven pretendía ir de polizón escondido en el contenedor, pero al ser festivo, pasó allí cuatro días sin agua ni alimentos

EP
Actualizado:

La Guardia Civil ha auxiliado y rescatado a un inmigrante en Melilla que pretendía ir de polizón escondido en un contenedor que tenía como destino algún puerto de Andalucía con el que conecta la ciudad autónoma y quedó atrapado en el mismo cuatro días, sin agua ni alimentos, al no percatarse de que tenía lugar el puente primero de mayo y el transporte de mercancías no estaba operativo desde el día 1 de este mes.

Según ha informado este lunes un portavoz de la Comandancia de Melilla, los hechos han sucedido pasadas las 22.00 horas del sábado en el interior del puerto de Melilla, cuando un guardia civil de servicio de seguridad en la zona restringida del mismo, oyó «fuertes golpes», sin que en un primer momento identificase de dónde provenían.

Realizada una inspección del lugar, pudo concretar que procedían de una plataforma ubicada en la zona de carga y que desde el interior una persona «pedía socorro y auxilio», sin dejar de emitir golpes.

El portavoz policial ha añadido que como la situación requería una medida urgente, procedió a la apertura de la puerta trasera, encontrando allí a una persona que fue auxiliada al salir, recibiendo atención y primeros auxilios, sin que fuese necesario su derivación a los servicios médicos, dado que no presentaba una sintomatología clínica que así lo requiriese, salvo cierta «agitación y cansancio».

Fue encerrado

La persona localizada es un ciudadano marroquí, documentado, de 23 años de edad, con domicilio en la vecina provincia de Nador (Marruecos), la cual indicó a los guardias civiles actuantes que llevaba «unos cuatro días allí escondido, sin agua ni provisiones alimenticias» y que lo había hecho con el fin de poder acceder «como polizón a algún buque».

El procedimiento utilizado por esta persona y que «tuvo que tener la connivencia de otra u otras para poder cerrar la puerta de la plataforma desde el exterior», según ha apuntado el portavoz policial, se da con cierta asiduidad, al igual que otros, como puede ser la construcción de dobles fondos en las mismas, introducirse en lugares peligrosos para su integridad física como «los bajos», en «los ejes de las transmisiones» o camuflados entre «chatarra» u otros productos dañinos, todos ellos con riesgo cierto para su integridad física.

En este caso, el portavoz de la Comandancia ha admitido que la integridad física de esta persona se ha puesto en riesgo al haber coincidido varios días de fiesta sin que se «despachase mercancía», con lo cual esas bateas no retornaban a la península y aún cuando hubiese podido al final realizar «el agujero por la pared externa», como intentó de forma desesperada, tampoco hubiese tenido éxito, ya que estaba estacionada en batería junto a otra de similares características.