Los botones verde, rojo y amarillo para las votaciones en el Congreso
Los botones verde, rojo y amarillo para las votaciones en el Congreso - Ángel de Antonio

Botón verde, botón rojo: los colores que confunden a los diputados

Pedro Sánchez se confundió en la votación de la ley del aborto, un error que han cometido otros políticos como Sáenz de Santamaría

Actualizado:

«Fue un error que lamento muchísimo». Así justificó Pedro Sánchez su voto a favor de la reforma de la ley del aborto, una de las iniciativas que más han combatido los socialistas. El líder del PSOE trató de dejar claro su «compromiso con la defensa de las libertades de las mujeres menores de 18 años» por haber confundido el botón en el momento de la votación, un error que no se puede perdonar: «Puedo perdonar los errores ajenos pero no puedo perdonarme los propios».

Pero el caso de Pedro Sánchez no es el primero. Son numerosos los políticos que se han equivocado con los botones rojo y verde. Entre ellos se encuentra la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. La «número dos» del Ejecutivo reprobó al ministro de Educación, José Ignacio Wert. Fue a finales del año 2013, en la segunda iniciativa que se presentó para censurar la gestión de Wert. CiU, Izquierda Plural, PNV, ERC y BNG apoyaron la iniciativa del PSOE, frente a la mayoría del PP y los votos de UPN. La vicepresidenta, sin querer, votó contra la gestión de Wert.

También fue muy comentado otro error cometido por diputados del PP, aunque en este caso en el Parlamento catalán. Nueve parlamentarios del PP catalán, la mitad del grupo, se confundieron y apoyaron la consulta soberanista. La votación, basada en la aprobación de la cuentas generales de la Generalitat de 2011 elaborada por la Sindicatura de Comptes, constataba la «financiación injusta que ha tenido Cataluña» y fijaba la «necesidad de que el pueblo de Cataluña pudiese determinar libre y democráticamente su futuro colectivo por medio de una consulta». Según el PP, un equívoco del portavoz parlamentario popular provocó que diera la orden equivocada a su bancada.

La complejidad de la votación de los Presupuestos Generales del Estado para este año también provocó que algunos diputadas votaran lo contrario de lo que le exigía su grupo parlamentario. Los diputados del PP aprobaron, por equivocación, cinco enmiendas del PSOE a los anexos de los presupuestos. en concreto, el PP dio su visto bueno a ampliar los créditos destinados a becas para estudiantes y el crédito para la cobertura del mínimo garantizado en dependencia. El error permitió igualmente añadir tres anexos de inversiones nuevos con relación a las comunidades de Castilla y León, Extremadura y las Islas Baleares.

En el año 2012, los diputados del PP también se equivocaron en una iniciativa de la Izquierda Plural en la que se instaba a mantener el contrato de 1.500 promoteres de empleo hasta finales de diciembre, en lugar de hasta agosto, como estaba previsto en los Presupuestos Generales. El PP dijo que votaría en contra de la iniciativa, pero a la hora de darle al botón todos los diputados respaldaron la propuesta. Los cambios en el orden del día, según explicó un portavoz popular, fueron la causa del error. «Nuestro voto en contra es evidente por la intervención que hemos tenido en el debate, pero queremos que conste en el diario de sesiones», exigió Carmen Álvarez-Arenas.

Otras votaciones más relevantes, y no solo la del aborto, también han estado rodeadas de polémica. En la reforma del artículo 135 de la Constitución, que fijaba un límite de déficit al Estado, se ausentaron varios diputados para no tener que ajustarse a la disciplina de voto del partido. Por el PSOE faltaron tres —Manuel de la Rocha, José Antonio Pérez Tapias y Juan Antonio Barrio de Penagos—, que permanecieron en dus despachos, en contra de esta reforma constitucional. Los diez parlamentarios de CiU, que sí acudieron a la votación, no pulsaron ninguno de los botones. Como ausentes también se contabilizó a los seis diputados del PNV y Gaspar Llamazares (IU), quienes también asistieron al pleno. El diputado socialista por Baleares José Manuel Bar presionó el botón rojo, según el PSOE, por error.

Igualmente, en una votación celebrada en noviembre de 2014 en el Congreso de los Diputados a favor de reconocer el Estado palestino hubo un apoyo casi unánime por parte de la Cámara Baja. Un diputado del PP se abstuvo y otros dos votaron en contra por error, según su grupo político. Uno de ellos era Agustín Conde, que nunca aclaró si el sentido de su voto fue un error o deliberado. Conde, en numerosos artículos, ha culpado a Hamás del conflicto entre Israel y Palestina.