Noureddin Ziani, fotografiado en 2013
Noureddin Ziani, fotografiado en 2013 - efe

Un alto cargo de Mas contactó con el radical Ziani en 2014

Fuentes oficiales admiten que hubo un breve encuentro en un hotel de Rabat

Actualizado:

Un alto cargo del Gobierno de Artur Mas contactó en junio de 2014 en Rabat (Marruecos) con el radical islámico Nouredinne Ziani, expulsado de España un año antes. Así lo denunció el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en la sesión de control celebrada ayer martes en el Parlamento catalán. El presidente catalán negó tener conocimiento de esa reunión, pero fuentes de la Generalitat consultadas por ABC admitieron que el director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Enric Vendrell, tuvo un encuentro con Ziani el 15 de junio, aunque aseguran que fue casual y que no estaba incluido en el programa de la visita institucional. Ziani fue presidente de la Unión de Centros Culturales Islámicos de Cataluña (UCCIC) y estaba muy vinculado a la Fundación Nous Catalans, dirigida por el convergente Àngel Colom. En 2013 fue expulsado de España por su discurso salafista.

En 2014, el Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero (CCME) envió una carta a Enric Vendrell, a la que ha tenido acceso este diario, con la finalidad de invitarle a «una visita de trabajo a Marruecos del 9 al 15 de junio» con la finalidad de «consolidar las relaciones de amistad y cooperación» entre este Reino y «los países de residencia de los marroquíes». En la visita, añade la carta, habría ocasión de abordar cuestiones como «la diversidad, la integración de la comunidad marroquí en Cataluña y su contribución cultural y religiosa».

Entre otras actividades, Vendrell visitó la gran mezquita de Casablanca, la catedral de Sant Pierre de Rabat, el Parlamento marroquí, el Museo del Judaísmo Marroquí y las sinagogas de Fez. Fue el último día de estancia en el país alauita -el 15 de junio- cuando Vendrell y Ziani se encontraron «casualmente» en el hall del hotel de Rabat donde se alojaba la delegación catalana, momentos antes de que ésta partiera hacia el aeropuerto de Casablanca para regresar a Barcelona. Las citadas fuentes aseguran que Vendrell no conocía a Ziani y que el encuentro duró pocos minutos.

«Máximo riesgo yihadista»

Rivera preguntó sobre esta reunión a Artur Mas en el pleno parlamentario, tras advertir que «Cataluña se ha convertido en un objetivo del yihadismo y está en situación de máximo riesgo», por lo que a su juicio «debería tranquilizar a la población catalana desmintiendo que esas reuniones se han producido».

El dirigente nacionalista dijo desconocer ese encuentro. «Otro día me llama, me pregunta y me da unas horas para saberlo y comprobarlo. El resto es trampa», dijo el líder de CiU, quien acusó a Rivera de hacer «politiquería». El pulso entre ambos políticos se produce en plena alerta yihadista y tras la detención de una decena de activistas en Cataluña que pretendían atentar en España. Las estrechas relaciones entre el partido de Mas, Convergència, y la comunidad musulmana se remontan al Gobierno de Jordi Pujol, pero ahora se han intensificado con la esperanza de que este colectivo se implique en el proceso independentista, como se demostró el martes en un acto de Nous Catalans en el que participó el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.