Juan Carlos Monedero, a la izquierda, e Íñigo Errejón
Juan Carlos Monedero, a la izquierda, e Íñigo Errejón - Víctor Lerena

Errejón y Monedero han asesorado al chavismo tras crear Podemos

Ambos han colaborado con el Celag, un organismo con sede en Quito creado en 2014 para asesorar a los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Argentina

Actualizado:

El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) es una organización de consultoría política creada a principios de 2014, a la vez que Podemos, e integrada por miembros de esta formación política. El Celag trabaja para los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Argentina y ha contado con la colaboración de Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero -números dos y tres de Podemos- cuando ya habían puesto en marcha el partido político que lidera Pablo Iglesias.

Celag, que tiene su sede en Quito (Ecuador), es una escisión de CEPS, la fundación en la que participó toda la cúpula de Podemos antes de la creación del partido. CEPS ha cobrado de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro unos cuatro millones de euros entre los años 2002 y 2012.

Según fuentes oficiosas de la fundación CEPS consultadas por ABC, Errejón y los también dirigentes del partido Sergio Pascual y Auxiliadora Honorato, y Alfredo Serrano Mancilla, simpatizante de la formación, «crearon Celag en secreto y con total deslealtad y se quedaron desde 2014 en adelante con parte de los contratos que CEPS tenía con administraciones públicas de, principalmente, Ecuador y Venezuela, pasando Celag a cobrar y gestionar el dinero».

Arrebatar contratos

Este periódico se ha puesto en contacto con Antonio de Cabo, presidente de CEPS, para aclarar estos términos, pero ha rechazado realizar cualquier comentario a este diario. Las fuentes antes citadas aseguran que Errejón y los otros integrantes del Celag aprovecharon que CEPS «tenía discrepancias con Venezuela» para arrebatarle los contratos de asesoría.

Juan Carlos Monedero figura actualmente en la página web del Celag como miembro del «Consejo Consultivo» de la organización. Errejón figuraba con el mismo cargo, pero su nombre ha sido eliminado después de que ABC preguntara a Podemos por este asunto. Fuentes oficiales de la formación aseguran que a día de hoy los números dos y tres de Podemos no están asesorando al Celag, aunque no precisan cuándo lo han dejado. También sostienen que Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero no han cobrado honorarios del Celag.

Sergio Pascual y Auxiliadora Honorato, destacados dirigentes del Consejo Ciudadano de Podemos, la Ejecutiva del partido, también forman parte del Consejo Consultivo del Celag. Por su parte, el otro integrante de CEPS presente en el Celag, Alfredo Serrano Mancilla, es el máximo dirigente de la organización con sede en Quito. No ha respondido a la petición de ABC para aclarar estos hechos. Conscientes del perjuicio electoral que les causan sus vínculos con el régimen chavista, los líderes de Podemos insisten en desmarcarse, aunque la hemeroteca los delata. El propio Celag tiene colgado en su página web un artículo de Íñigo Errejón titulado «Yo soy Chávez».

Varios gobiernos

Distintos gobiernos de izquierdas latinoamericanos han sido fuente de financiación para los líderes de Podemos. A los casos ya conocidos hay que sumar el de Alberto Montero, el profesor que dio a Errejón el polémico contrato de 1.800 euros de la Universidad de Málaga que el número dos de Podemos incumplió. Montero ha asesorado al menos entre 2007 y 2012 al Ejecutivo de Bolivia, presidido durante todo ese periodo por Evo Morales. El dirigente de Podemos trabajaba para el Ministerio de Desarrollo Productivo de Bolivia. Según una tabla de pagos de este organismo, a la que ha tenido acceso ABC, sólo en 2012 Alberto Montero cobró 64.800 bolivianos (alrededor de 8.400 euros) del Gobierno de Evo Morales por «asesoría internacional en políticas públicas de desarrollo productivo».