Calvet, en una imagen de marzo
Calvet, en una imagen de marzo - j. lizón

El eurodiputado crítico de UPyD Enrique Calvet gastó en dos meses 7.475 euros en comidas

Rosa Díez lo suspendió acusándole de opacidad por unas cuentas que el parlamentario difunde auditadas y al céntimo. Maura, su compañero díscolo, se dejó 6.000 euros en verano en restaurantes

Actualizado:

Un total de 7.475,36 euros es la cifra que el eurodiputado Enrique Calvet, recientemente suspendido con carácter cautelar de militancia de UPyD, destinó durante su primer trimestre en Bruselas a «gastos de representación», concepto que según su oficina obedece a «organización de reuniones, comidas y restaurantes». La cantidad figura en el cuadrante que Calvet difundió el viernes a través de las redes sociales y que es resultado de la auditoría externa a la que ha sometido sus facturas y el conjunto de sus cuentas después de que hubieran sido puestos en entredicho por el partido liderado por Rosa Díez, que acabó sancionándole la noche del Viernes Santo bajo acusación de falta de transparencia.

El partido magenta venía exigiendo reiteradamente la rendición de esos gastos, que se producen con cargo a los 4.320 euros que cada parlamentario recibe al mes para suplidos aparte de su sueldo (6.200 euros netos), y que para UPyD constituyen un sobresueldo inaceptable, puesto que no pasa por control ni fiscalización alguna. La orden interna es extremar la austeridad y devolver todo el sobrante que se pueda. La dotación de ese dinero, en todo caso, está contemplada en el reglamento de la Eurocámara para sus 751 miembros.

Obligaciones del «aterrizaje»

La cuantía de 7.475,36 euros responde a los meses de diciembre de 2014, y enero de 2015 (también febrero, añade su oficina), periodo de reducida actividad en la Cámara que comprendió tan solo tres plenos de medio día y otros ocho de jornada completa, incluidos en este cómputo los de los 26 y 27 de noviembre en los que Calvet ya había tomado posesión. Se trata, en todo caso, de las semanas inmediatamente posteriores a su incorporación al Parlamento Europeo tras la salida de Francisco Sosa Wagner, circunstancia que -de nuevo según su oficina- afectó al alza los gastos del eurodiputado, que en pleno «aterrizaje» debía «establecer la red de contactos».

La cifra de Calvet supera, en principio, los 6.056 euros que su compañero de bancada Fernando Maura, declaró haber gastado en hostelería también en un periodo poco operativo desde el punto de vista europarlamentario: los meses de julio a agosto de 2014. Esa suma era recordada el viernes por fuentes del entorno de la ahora jefa de la delegación de UPyD en la Cámara de Bruselas, Maite Pagazaurtundua, que insistieron en que en el mismo tiempo ella había declarado gastos que no llegaron a 30 euros.

En las cuentas de Enrique Calvet figuran aparte 233 euros referidos a la organización de dos ruedas de prensa, 1.962,15 en taxis y viajes (aparte de los que la institución abona «de oficio»), 1.158,41 en teléfono y 1.239,12 en «asistencia profesional», concepto que el Parlamento Europeo sufraga siempre aparte pero que, -habida cuenta de la súbita incorporación del eurodiputado a su escaño a finales de noviembre-, se habilitó en esa cantidad para que el trabajo del nuevo miembro pudiera iniciarse. Asimismo, la auditoría muestra dos gastos de 4.455,44 euros y 485 euros que corresponden respectivamente a equipamiento y material de su oficina en Madrid, precisaron sus colaboradores.

Calvet decidió abandonar la delegación de UPyD en el Parlamento Europeo y continuar su labor en el grupo ALDE como independiente. El informe completo de auditoría externa al que ha sometido sus gastos está a disposición del Parlamento Europeo, al igual que la totalidad de las facturas, y podría formar parte de las alegaciones que el eurodiputado estudia presentar contra su suspensión cautelar del partido magenta. No obstante, Enrique Calvet no ha tomado aún una decisión y se está pensando «si merece la pena perder un minuto de su tiempo» en contestar los reproches que constan en el expediente formulado contra él.