Patrick Sonderheimer, el primero por la izquierda, junto a Andreas Lubitz y el resto de la tripulación de la aeronave en el altar erigido en el aeropuerto de Düsseldorf
Patrick Sonderheimer, el primero por la izquierda, junto a Andreas Lubitz y el resto de la tripulación de la aeronave en el altar erigido en el aeropuerto de Düsseldorf - Dailymail

Un memorial en el aeropuerto de Düsseldorf revela la primera imagen del comandante del avión de Germanwings

Hasta ahora no se había difundido ninguna fotografía de Patrick Sondheimer, que intentó desesperadamente acceder a la cabina para evitar la tragedia

Actualizado:

Un pequeño altar erigido en el aeropuerto de la ciudad alemana de Düsseldorf ha revelado la primera imagen de Patrick Sonderheimer, el comandante del avión de Germanwings que fue estrellado por su segundo, el copiloto Andreas Lubitz, el pasado 24 de marzo.

El altar también acoge imágenes del resto de la tripulación del infortunado vuelo: cuatro auxiliares de vuelo, dos hombres y dos mujeres, además de Lubitz y el propio Sonderheimer.

Durante el vuelo Sonderheimer tuvo que salir de la cabina por necesidades fisiológicas y ya no pudo volver a entrar porque Lubitz bloqueó la cabina para poder manipular los mandos y estrellar el avión, según ha confirmado la fiscalía francesa, encargada de la investigación. Fue él, probablemente, el último que vio a Lubitz y la primera persona en enterarse de que las cosas no iban a salir como estaban previstas.

Dilatada experiencia

Sonderheimer tenía nada menos que diez años de experiencia y acumulaba más de 6.000 horas de vuelo, la mayor parte de ellas en la matriz Lufthansa, a cuya filial de bajo coste, Germanwings, se había incorporado en mayo de 2014. Anteriormente, había trabajado en la aerolínea Condor.

Sonderheimer estaba casado y era padre de dos hijos. Según las las declaraciones de un piloto a «Bild», Sonderheimer era un profesional «muy experimentado, uno de los mejores».