Placa en la entrada de la casa de Lubitz en Montabaur
Placa en la entrada de la casa de Lubitz en Montabaur - afp

¿Qué trastorno psiquiátrico padecía Andreas Lubitz?

Desde que la Fiscalía de Dusseldorf asegurara que el copiloto estaba en tratamiento, son varios los diagnósticos que se barajan

Actualizado:

La Fiscalía de Dusseldorf informó el pasado viernes del hallazgo en la vivienda de Andreas Lubitz en esa ciudad y en la de sus padres, en la localidad de Montabaur, de documentos médicos «que apuntan a una enfermedad y su correspondiente tratamiento médico». Sin embargo, no especificó qué tipo de enfermedad padecía.

¿Trastorno de Ansiedad Generalizada?

Según informa hoy el diario francés Le Parisien, el copiloto que presuntamente estrelló de forma deliberada el aparato cuando este cubría el trayecto entre Barcelona y Düsseldorf, sufría un Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) para el que le habían recetado un medicamento neuroléptico. Los médicos que trataron a Lubitz, de 27 años, le habían administrado inyecciones de Olanzapina y le habían recomendado que practicara mucho deporte para recuperar la confianza en sí mismo, según este medio. El copiloto sufría también al parecer de problemas de sueño, para el que se le había prescrito Agomelatina.

¿Desprendimiento de retina?

Además de sufrir un trastorno psicosomático, Lubitz padecía también problemas de visión y estaba siendo tratado por un posible desprendimiento de retina que le hacía temer el fin de su carrera como piloto, según publica hoy el diario «Bild» en su edición dominical. El diario señala que se desconoce si el origen era orgánico o psicosomático, pero que este problema ponía en duda su capacidad para pilotar un avión, y probablemente en el próximo control médico de junio su empleador le habría prohibido volar en la cabina.

Dos fuentes oficiales cercanas a la investigación también señalaron al The New York Times que Lubitz sufría problemas de visión aunque se desconoce su gravedad y si esta deficiencia, para la que buscaba tratamiento, podía tener una causa psicológica.

Según Le Figaro, Lubitz habría perdido un 30% de visión y sería la causa de su depresión.

¿Depresión?

El copiloto tenía un «historial» de «depresión» provocada por «una crisis existencial» cuando se encerró en la cabina del avión Airbus A320 que se estrelló el 24 de marzo en los Alpes franceses, según The Times. Lubitz fue «suspendido» en la escuela de vuelo de Lufthansa «durante varios meses» durante su etapa de formación, añadía el diario británico. El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, confirmó que tuvo una «interrupción» de varios meses en su etapa de formación por una baja médica, sin especificar de qué se trataba por el «secreto médico».

Por su parte, el diario alemán «Bild» señaló que Lubitz recibió tratamiento psiquiátrico por un «grave episodio depresivo» hace seis años, en 2009. El episodio incluía «crisis de ansiedad y depresiones» y llevó al joven a recibir tratamiento psiquiátrico durante 18 meses.

Andreas Lubitz acudió al Hospital Clínico Universitario (UKD) de Dusseldorf en febrero y el pasado 10 de marzo, pero el centro ha aclarado que no es «correcto» que fuera por una depresión. El hospital, que ha entregado el historial del paciente a la Fiscalía de Dusseldorf, ha alegado «secreto médico» para no ofrecer más detalles sobre la dolencia que le aquejaba.

La exnovia del copiloto confesó en una entrevista al diario alemán «Bild» publicada este sábado que Lubitz demostraba ocasionalmente ataques de ansiedad y pesadillas. Ella llegó a sentirse asustada por el comportamiento del piloto, que se despertaba por la noche gritando «¡Nos vamos abajo!». La joven asistente de vuelo aseguró además que Lubitz «sabía cómo esconder de los demás lo que le pasaba dentro».

¿Síndrome de estar quemado?

El diario alemán «Die Welt» apuntó, por su parte, que en el registro del apartamento de Lubitz en Düsseldorf la policía encontró numerosos medicamentos para tratar un grave trastorno «psicosomático». El copiloto de Germanwing «estaba siendo tratado por varios neurólogos y psiquiatras», decía un miembro de la investigación en declaraciones al rotativo. Según las «notas personales del piloto, que guardó y archivó», añadía este medio, Lubitz sufría un «síndrome subjetivo de sobrecarga», lo que se conoce como «burnout» o «síndrome de estar quemado» y una fuerte depresión.

También la novia de Lubitz, hasta hace escasas semanas, confirmó a los investigadores que éste sufría una grave depresión, señaló la cadena francesa iTele. Según la prensa alemana, la pareja llevaba siete años juntos y tenía planeado casarse el próximo año, pero habían roto el día anterior a la tragedia.

Medios alemanes que citan a fuentes de la investigación, apuntan que los restos del copiloto ya habrían sido localizados por los equipos forenses. El análisis de éstos podría corroborar si tomó algún tipo de medicación u otras sustancias antes de estrellar voluntariamente el avión con 150 personas a bordo en los Alpes.