El etarra Alberto Plazaola, tras su excarcelación, el pasado diciembre
El etarra Alberto Plazaola, tras su excarcelación, el pasado diciembre - miguel muñiz
cgpj

Seis vocales fuerzan otro pronunciamiento de Lesmes sobre los jueces que liberaron a Plazaola

Instan a la Comisión Permanente a que dé una «respuesta firme» a las críticas a tres magistrados de la Audiencia Nacional

Actualizado:

Seis vocales progresistas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) han vuelto a pedir a la Comisión Permanente de este órgano, Carlos Lesmes, que dé una «respuesta firme y directa» a los ataques que, a su juicio, se está vertiendo desde los medios de comunicación a los tres magistrados de la Audiencia Nacional que el pasado mes de diciembre liberaron al etarra Alberto Plazaola. Esta decisión, que la semana pasada revocó la Sala Segunda del Tribunal Supremo, posibilitó la fuga del terrorista el mismo día en que trascendió que tendría que volver a prisión.

Es la segunda vez que este grupo de vocales pide un pronunciamiento expreso por parte del núcleo de decisiones del Consejo, después de que el pasado 27 de enero la Permanente inadmitiera ese amparo a los jueces Ramón Sáez Valcárcel, Javier Martínez Lázaro y Manuela Fernández de Prado, y se limitara a calificar las declaraciones de varios miembros del Gobierno de «exceso no justificado». La Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) prevé que el juez que se sienta perturbado en su labor jurisdiccional pueda pedir amparo a su órgano de gobierno.

En el nuevo escrito que tiene previsto abordar la Comisión Permanente este martes, y al que ha tenido acceso ABC, los vocales Clara Martínez de Careaga, Roser Bach, Pilar Sepúlveda, María Victoria Cinto, Rafael Mozo y Concepción Sáez aseguran que con las críticas a esos magistrados en los medios se está poniendo en duda la «independencia, profesionalidad y honorabilidad» de los citados jueces de la Sección Primera de la Audiencia, traspasando «con mucho los límites que cabe esperar de los medios de comunicación en el ejercicio de su deber de información y de su derecho a la libertad de expresión».

Sostienen los vocales que críticas como estas contribuyen a generar entre los miembros de la carrera judicial «una atmósfera de inquietud y turbación incompatible con el ejercicio (...) de su tarea jurisdiccional de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado».