Alberto Montero, el expresidente de CEPS que concedió la polémica beca a Errejón

El profesor universitario forma parte del Consejo Ciudadano de Podemos y también asesoró a los gobiernos de Chávez

Actualizado:

El Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), al que pertenecen o han pertenecido los máximos dirigentes de Podemos, tuvo en la Venezuela chavista a su mejor cliente. La fundación sin ánimo de lucro firmaba varios convenios anuales con distintos ministerios del Gobierno venezolano que le reportaron unos 300.000 euros anuales —alrededor de cuatro millones de euros en los últimos doce años—, según las fuentes y documentos consultados por ABC.

En ese equipo de asesores bien pagados se encontraba el que fuera presidente de CEPS, Alberto Montero Soler, y hoy miembro del Consejo Ciudadano de Podemos. Pero además, este Doctor en Economía por la Universidad de Málaga —donde es profesor de Economía Aplicada— fue el director del proyecto de investigación en el que trabajaba Íñigo Errejón becado con 1.825 euros. Una beca polémica, cuando menos, puesto que desde Madrid y enfrascado en su intenso activismo en la dirección de Podemos, resultaba complicado que el profesor Íñigo Errejón pudiera dedicar 40 horas semanales a contar viviendas vacías en Andalucía, como indicaba el polémico contrato de la Universidad de Málaga.

Los vínculos de Montero con Podemos y, especialmente, con Íñigo Errejón son notables, como lo es la relación de la plana mayor de Podemos con la Fundación sin ánimo de lucro CEPS.

Pero Podemos no ha sido la primera aventura política de Montero. El profesor trabajó activamente en la campaña de Izquierda Unida a la Presidencia de la Junta de Andalucía que se celebró en el año 2012. En un vídeo denominado «Díselo fuerte», aparece como experto en economía y asegura que «esta crisis es una estafa» y que es el momento de elegir «o con los privilegiados o con la mayoría», todo ello bajo el logotipo de Izquierda Unida.

Después de esta campaña, Alberto Montero ha sido el director de un proyecto de investigación financiado por la Consejería de Fomento y Vivienda, dirigida precisamente por la consejera de IU Elena Cortés. El proyecto para el que contrató a Íñigo Errejón.

Nacido en Cornellá (Barcelona) en 1970, Alberto Montero se reinvindica andaluz, como él mismo señala en su blog, puesto que la mayor parte de su vida ha residido en Málaga. Allí cursó sus estudios de Economía y actualmente es profesor de Economía Aplicada, donde también desarrolla su actividad docente e investigadora —para esta última, contaba con la colaboración de Errejón—.

Él mismo señala que durante su perido al frente de CEPS realizó «numerosos viajes a América Latina, desempeñando tareas de asesoramiento internacional para diversos gobiernos de la región». Unas tareas por las que cada asesor se embolsaba entre 7.000 y 7.500 euros mensuales, según los documentos a los que ha tenido acceso ABC.

Montero asegura que estos trabajos motivan su interés, «incluso más allá de la economía», por «lo que ocurre en esa región del mundo, aunque tratando de no descuidar» su atención por lo que acontece en el resto. También colabora con el medio de comunicación de Internet «Rebelión», que publica, reúne y difunde contenidos políticos, sociales y culturales relacionados con los movimientos anticapitalistas y ecologistas de izquierda y extrema izquierda en el ámbito internacional.