Tania Sánchez
Tania Sánchez - Ángel de Antonio

El hermano de Tania Sánchez recibió otros 215.000 euros en contratos menores

Héctor Sánchez facturó a Rivas 1,3 millones con su padre y su hermana como concejales

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aúpa, la sociedad cooperativa que administraba el hermano de Tania Sánchez, fue beneficiaria de otros 215.600 euros en veinte «contratos menores» del Ayuntamiento de Rivas, que gozan de mayor discrecionalidad en su adjudicación, dado que no hay que realizar procedimientos de libre concurrencia. Se trata de contratos que se pueden adjudicar directamente, como se dice coloquialmente, «a dedo».

Esta cifra, sumada al importe de los nueve contratos mayores obtenidos entre 2002 y 2008 (más de 1,1 millones de euros), da una contratación total del ayuntamiento ripense con Aúpa de 1.318.925,23 euros, destinados a actividades de «dinamización cultural y musical». Así se desprende de los documentos que el ayuntamiento regido por IU ha puesto a disposición de PP y PSOE en el marco de la comisión que investiga la adjudicación de estos contratos tras las revelaciones de ABC.

La sociedad cooperativa que manejaba el hermano de la candidata madrileña de IU a las próximas elecciones autonómicas trabajaba prácticamente en exclusiva para el ayuntamiento en el que su hermana era asesora (20032007) y concejal (20072011), al tiempo que el padre de ambos, Raúl Sánchez, era –y es– concejal desde 1999, entre otros cargos, como teniente de alcalde y delegado de la empresa municipal de servicios Rivamadrid. Ambos, padre y hermana, tuvieron participación directa en la adjudicación de los contratos a la sociedad de Héctor Sánchez, como ya ha acreditado este diario.

Aúpa se dedicaba a impartir talleres musicales en el municipio, dentro del área de Juventud, cuyo concejal era el actual alcalde, Pedro del Cura. La mayor parte de los contratos mayores corresponden a distintas actividades de «dinamización musical y cultural» durante el curso escolar, con importes de entre 61.000 y 314.000 euros.

La documentación examinada muestra que, cuando acababa el curso escolar, llegaba el momento de «dinamizar» las piscinas. Por ejemplo, la cooperativa Aúpa cobró 12.066,44 euros para «Dinamización infantil en piscinas del municipio» durante julio y agosto de 2003.

Contratos de verano

En 2006 la empresa de Héctor Sánchez obtuvo otros 8.000 euros para la misma actividad en las piscinas, contratos que se repitieron en 2007 (8.453,67 euros) y 2008 (9.629,14 euros), todos estos con Tania Sánchez como concejal de Cultura. El mayor de los contratos menores asciende a 13.169,76 euros, para «animación en campaña de verano ( junio y julio 2008)». Los contratos menores no podían superar los 12.020,24 euros (IVA incluido). Esta cantidad se incrementó a partir de 2007 hasta 18.000 euros más IVA. La Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Público estipula que «los contratos menores podrán adjudicarse directamente a cualquier empresario con capacidad de obrar y que cuente con la habilitación profesional necesaria para realizar la prestación, cumpliendo con las normas establecidas».

Así, en estos contratos de Aúpa, el Ayuntamiento de Rivas podía tramitar el expediente únicamente con la aprobación del gasto y la incorporación al mismo de la factura correspondiente. El seguimiento y control de los contratos menores es más complicado que en los de mayor cuantía.

Fuentes oficiales del Ayuntamiento de Rivas aseguran a ABC que en varios de los contratos del hermano de Tania Sánchez se recurrió al procedimiento «negociado sin publicidad». Este consiste en que la administración «invita» a un mínimo de tres empresas, las que considere, para que concurran y se queda con la mejor oferta. Las mismas fuentes sostienen que entre 2002 y 2008 Aúpa fue invitada a concurrir a treinta negociados sin publicidad en los que no resultó adjudicataria.

El pasado 7 de enero, Tania Sánchez intentó desvincularse de las adjudicaciones a su hermano en su comparecencia en la comisión de investigación. La líder regional de IU dijo que «no conocía» que Héctor Sánchez fuera administrador de la sociedad contratista. Solo reconoció saber que su hermano «trabajaba» en la cooperativa cuando ella misma, como miembro de la Junta de Gobierno, votó adjudicar a Aúpa un contrato de 137.000 euros en octubre de 2008. En un primer momento, la pareja sentimental del líder de Podemos, Pablo Iglesias, defendía que los contratos de su hermano se adjudicaron «de manera previa» a su elección como concejal, cuando era cargo de confianza de IU en el ayuntamiento.

Por su parte, el padre de ambos, Raúl Sánchez, era la persona que como responsable de área firmaba los expedientes de contratación de Aúpa, la cooperativa en la que participaba su propio hijo.

Este dato lo reveló el propio Raúl Sánchez en su comparecencia en la comisión del pasado 30 de diciembre. «Me traían los expedientes para firmarlos porque yo era el resposable de área», dijo.

Las supuestas irregularidades no terminan ahí, ya que, como reveló ABC, las adjudicaciones de contratos públicos del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid a la sociedad del hermano de Tania Sánchez presentan intereses cruzados.

Uno de los principales contratos que se llevó Aúpa Sociedad Cooperativa fue para impartir talleres musicales en 2008 a cambio de 137.000 euros, con el voto a favor de la actual diputada regional de IU. El pliego de condiciones para el concurso público lo había redactado la jefa de la Escuela Municipal de Animación de Rivas (EMAR), Yolanda Pérez Díaz, que también se encargaba después de valorar las ofertas presentadas.

Intereses

Precisamente, la jefa de la EMAR es una de las fundadoras de la cooperativa. Aúpa fue creada en diciembre de 2001 por la citada Yolanda Pérez, María Abril –que también pasó a ser funcionaria–, Miriam Álvarez y Raquel Hervás, que se han negado a comparecer en la comisión de investigación.

Aúpa recibió su primer contrato público en 2002, valorado en 76.342 euros para actividades de la Concejalía de Juventud. Seguido, Yolanda Pérez y María Abril pasan a trabajar en el ayuntamiento como empleadas temporales y se convierten en funcionarias en 2006. Desde esta posición, elaboran los pliegos de los contratos públicos y realizan las valoraciones técnicas necesarias para las adjudicaciones que van a parar, precisamente, a la cooperativa que ellas mismas fundaron.

En diciembre de 2003, Yolanda Pérez dejó de ser administradora única de la cooperativa y pasó el testigo al hermano de Tania Sánchez. Aúpa llegó a tener el domicilio social en la casa familiar de los Sánchez.