Pedro Sánchez, ayer, con los militantes en la asamblea de San Sebastián
Pedro Sánchez, ayer, con los militantes en la asamblea de San Sebastián - efe

El PSOE no sabe cómo frenar a Podemos

Pedro Sánchez empezó esta semana cargando contra la extrema izquierda» y ayer la terminó ofreciendo pacto a Pablo Iglesias

Actualizado:

La Dirección del PSOE admite que la magnitud que ha alcanzado el fenómeno Podemos (muchos sondeos lo dan ya como primera fuerza política) era algo con lo que no contaban cuando inició su andadura, en julio pasado, tras el adiós de Alfredo Pérez Rubalcaba y la victoria de Pedro Sánchez en las primarias.

Aunque dirigentes como el secretario de Organización, César Luena, no acaban de creerse que Podemos esté tan alto y el PP y ellos tan bajos en la apreciación ciudadana, y prefieren por eso centrarse en la primera victoria de Sánchez -ha sacado al partido de ostracismo, dicen-, lo cierto es que no pueden sacudirse de encima la sombra de los de Pablo Iglesias.

Y eso les lleva a dar sensación de bandazos en su estrategia. Un ejemplo: el jueves pasado, Sánchez reunió a todo el Grupo Socialista para dirigirles un solemne discurso con motivo del nuevo período de sesiones de las Cortes y allí volvió a ofrecer el «cambio seguro» de los socialistas frente al oportunismo de los de Iglesias: «una extrema izquierda disfrazada de oportunismo ideológico ofreciendo un salto en el vacío ideológico y programático».

Pues bien, ayer, menos de 48 horas después de pronunciar esas palabras, el líder socialista se mostró en San Sebastián abierto pactar con ellos; Es más, durante una asamblea con afiliados doniostiarras, Sánchez instó a «dejar de hablar» de pactos con el PP y pidió a Iglesias que obligue a «retractarse» al líder de Podemos en Málaga, Juan Torres, quien ha asegurado que no pactaría con el PSOE aunque supusiera «dejar al PP en la Alcaldía de Málaga».

«Que lo haga (retractarse)», insistió el líder socialista, «porque nosotros el compromiso que tenemos es que vamos a liderar gobiernos de cambio seguro desde la izquierda. No os quepa la menor duda, y me gustaría que todos los líderes políticos fueran tan claros como es el PSOE. Y punto y final».

«Frente a los del discurso del miedo (PP) o los del discurso del rencor (Podemos), el PSOE es el partido de la esperanza», dijo el secretario general de los socialistas.

«Sálvese quien pueda» el 24-M

Los cuatro meses y medio que restan hasta que se abran las urnas en las elecciones autonómicas y municipales, en la noche del 24 de mayo, son un mundo en política.

Pero ya se va perfilando o que puede ser el día después: un «sálvese quien pueda», en palabras de un importante barón del PSOE, en el que cada candidato va a intentar pactar con otras formaciones para desbancar a los populares en gobiernos autonómicos y alcaldías.

Ferraz aspira a ganar, pero como sabe que eso es poco menos que imposible, intenta afianzar la segunda posición. Porque si cae hasta la tercera detrás de Podemos, entonces sí que tendrá un verdadero problema político.

Y empezará a cumplirse la profecía de Iglesias: «El drama del PSOE es que tendrá que elegir entre hacerme presidente del Gobierno a mi o a Mariano Rajoy»... De momento, a Rajoy, Sánchez y el resto dicen taxativamente que no le apoyarán.