Cayo Lara, José Luis Centella y Alberto Garzón
Cayo Lara, José Luis Centella y Alberto Garzón - Efe

IU fía su futuro a Alberto Garzón

El joven diputado se postula como el próximo candidato de la coalición a la presidencia del Gobierno tras la renuncia de Lara

Actualizado:

Tras la renuncia de Cayo Lara a presentarse como cabeza de lista de Izquierda Unida (IU) a las próximas elecciones generales, todos los focos apuntan a Alberto Garzón. Con 29 años, este diputado por Málaga es, por juventud, por exposición mediática y por su posición en en el partido, la opción más clara para encabezar las listas de IU en los comicios de 2015.

Garzón, tras conocer la decisión de Lara, dijo que reflexionará durante esta semana sobre la posibilidad de presentar su candidatura. Pero ya ha dicho públicamente que le gustaría ponerse al frente de IU. En junio de 2014 se puso al frente de la Secretaría Ejecutiva del Proceso Constituyente, el órgano encargado de «converger» con otras fuerzas políticas, como Podemos, en la elaboración de una propuesta colectiva contra el bipartidismo.

Fue entonces cuando Garzón reconoció estar abierto a la posibilidad de ser candidato de su partido a la presidencia del Gobierno, pero negó rotundamente sumarse a otras filas, ya que para él IU es «el instrumento más sutil para transformar la sociedad y el país». Hasta junio, el diputado por Málaga ostentaba el cargo de coordinador de Política Económica Global.

La estrategia de IU ante el ascenso de Podemos será precisamente el principal desafío de Garzón, si finalmente da el paso de postularse. En principio, es partidario de que IU mantenga sus siglas y su proyecto, pero la coalición no está capitalizando el descontento por los efectos de la crisis y la corrupción. Es Pablo Iglesias quien crece; IU ha caído en picado durante 2014, según el CIS. Con unas propuestas muy similares y dirigidas a un mismo tipo de votante, Garzón e Iglesias, que son amigos, la posibilidad de unir fuerzas en las próximas generales está sobre la mesa.

Pero Cayo Lara, que continuará como coordinador federal hasta 2016 dijo ayer lunes que su decisión busca dar un mensaje «de cambio» a la sociedad y que él no cree en el debate «de jóvenes y viejos». IU, advirtió en una clara referencia a Podemos, quiere contribuir al cambio de este país con propuestas que pueden ser reales y «no con humo» o con «cartas a los Reyes Magos».

Decisión «compartida»

Con el paso atrás de Cayo Lara, la formación abre ahora un proceso de primarias que culminará el 14 febrero con la ratificación del candidato al Palacio de la Moncloa. Garzón, que dijo que el gesto de Lara es de una «enorme generosidad y honradez», cree que la decisión de presentarse es «colectiva» y debe consultar con gente de dentro de la formación y también de fuera.

«Si comparten que es una buena idea para IU, me presentaré», aseguró. Esta semana, el diputado ya dijo no tener «vértigo» ni «miedo ninguno» a asumir el proyecto político de su organización e insistió en que es una decisión que debe adoptarse «colectivamente» y no «en función del gusto electoral de cada uno».

Garzón piensa que hay hueco para una izquierda que «ha sabido entender la rabia y la indignación» de la ciudadanía, en referencia a Podemos, «que no ha inventado nada nuevo» y con «una estrategia populista que encuentra enormes debilidades». «La capacidad de atraer puede ser enorme a través de ese insignificante vacío, un discurso con calculada ambigüedad ideológica, que consigue unir demandas insatisfechas de muy diferentes estratos sociales».

El diputado que está llamado a liderar IU reconoce que los programas de su partido y de Podemos son «prácticamente idénticos» y no descarta una convergencia con Ganemos, la plataforma ciudadana en la órbit de Podemos que se presentará a las elecciones municipales y autonómicas. «Si la mayoría social necesita un elemento que permita arrebatar el bipartidismo, si superamos este debate y estamos de acuerdo el nombre es lo de menos», sostiene Garzón.