Pablo Iglesias, líder de Podemos, junto a Juan Carlos Monedero - EFE

Alarma en PP y PSOE por el avance de Podemos en las encuestas

El CIS electoral de la próxima semana podría situar al partido de Pablo Iglesias en primera posición en intención diercta de voto

Actualizado:

La próxima encuesta electoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que se hará pública a comienzos de la semana que viene, reflejará un fuerte avance de Podemos, según algunas filtraciones. La formación liderada por Pablo Iglesias se colocaría por delante de PP y PSOE en intención directa de voto, un escenario hasta ahora inédito y muy comentado en los pasillos del Congreso de los Diputados.

Ya en el sondeo del mes de julio, Podemos superó al PSOE como segunda fuerza política en intención directa, esto eso, las respuestas espontáneas de los encuestados sin cocinar. En estimación de voto, que recoge datos cruzados y que es realmente la válida, la que más se acerca a los resultados de unas elecciones, el PSOE de Pedro Sánchez superaba a Pablo Iglesias en seis puntos. El PP, en quince.

Si la próxima semana se confirman los rumores, Podemos será por primera vez la fuerza política preferida por los españoles en sus respuestas espontáneas. Todo un terremoto político. La formación de Pablo Iglesias, con apenas unos meses de vida, dio la sorpresa en las pasadas elecciones europeas con cinco eurodiputados. Podemos celebró hace dos semanas una asamblea para acordar los términos de su constitución como partido político.

Escándalo de las tarjetas de Caja Madrid

La intención directa, a diferencia de la estimación, refleja mejor el estado de la opinión pública, y no tanto su traducción en votos. El trabajo de campo de la encuesta del CIS se hizo coincidiendo con el escándalo de las tarjetas «black» de Caja Madrid y con el comienzo de la crisis del ébola. En los primeros días tras el contagio de Teresa Romero fue muy criticada la gestión de la ministra de Sanidad, Ana Mato. También unas declaraciones del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Este nuevo escenario electoral preocupa, y mucho, a los miembros del PP y PSOE. A los socialistas, porque podrían quedar relegados a un papel menor, en la tercera posición, cuando esperaban remontar con la elección de Pedro Sánchez como secretario general. Y al PP, porque su distancia como partido más votado se sigue reduciendo. IU quedaría reducido a la irrelevancia con el ascenso de Podemos. El reciente escándalo de corrupción local, por el que ha sido detenido Francisco Granados, ex número dos de Esperanza Aguirre, ha sido posterior a la elaboración de la encuesta.

Rajoy, contra los populismos

Los políticos ya expresan su inquietud incluso en público. El primero, el presidente del Gobierno. Mariano Rajoy aseguró ayer que va «a trabajar» y hacer todo lo que esté en su «mano» para evitar el avance de los populismos. «Lo que tenemos que hacer los grandes partidos, y el mío lo va a hacer, es trabajar, escuchar a la gente, saber cuáles son nuestras equivocaciones y errores y poner de nuestra parte todo lo que esté en nuestras manos para decir "estamos aquí porque queremos defender el interés general y no tenemos más objetivo que hacer las cosas bien"», afirmó el jefe del Ejecutivo.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, defendió la labor «del Gobierno de la nación del Partido Popular» en los últimos tres años. «Encontramos una economía en recesión, y ahora está creciendo, que gastaba 93.000 millones de euros más al año de los que podía gastar, y ahora estamos reconduciendo las Cuentas públicas. Tenía un agujero en el sector exterior y ahora tiene un saldo positivo, y encontramos una economía de la que huían los inversores nacionales y ahora vuelven a España, a Cataluña, al País Vasco, a Madrid o a Galicia», dijo. En esa línea, el presidente del Congreso, Jesús Posada, lamentó que los casos de corrupción que se están destapando «destrocen» los tres años de lucha del Gobierno contra la crisis.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, fue más allá. «Avergonzada y abochornada» por todos los casos de corrupción que están saliendo, lamentó que se le está dando «todo hecho» al partido que dirige Pablo Iglesias. A falta de seis meses para las elecciones autonómicas y municipales, insistió en que hay que reaccionar en serio.