Granados, detenido ayer en la operación Púnica - Víctor Lerena
Operación Púnica

El cuñado de Granados renuncia a ser el alcalde en funciones de Valdemoro

La Guardia Civil detuvo al regidor y al teniente alcalde, por lo que al «número 3» del Ayuntamiento le tocaba ejercer el puesto

Actualizado:

El Ayuntamiento de Valdemoro, del que fue dueño y señor Francisco Granados, detenido ayer por la Guardia Civil en la operación Púnica, está en estado de schock. Los agentes de la UCO lo registraron durante todo el día, rastrearon ordenadores y documentación y arrestaron al alcalde, José Carlos Boza, y al primer teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Javier Hernández.

Con este ciclón, hoy el consistorio vive escenas propias de un sainete, salpicado de corrupción municipal e institucional donde las relaciones personales, familiares y de amistad, entre unos y otros han vuelto a evidenciarse. Con la detención de los dos primeros ediles, es el «número 3», segundo teniente de alcalde y concejal de Cultura, Desarrollo Local de Empleo y Comercio, Germán Alarcón, a quien corresponde por delegación asumir la Alcaldía tras esta convulsión. No obstante, ha renunciado a su cargo, por lo que no asumirá la Alcaldía en funciones.

Alarcón es hermano de la esposa de Francisco Granados. Pero los cruces sanguíneos, consanguíneos y amistosos no acaban ahí. Uno de los ejes sobre los que se articula la trama de corrupción es el poderoso empresario de Valdemoro David Marjaliza Villaseñor, amigo de la infancia de Granados y que ha actuado como auténtico conseguidor entre políticos, empresarios y sociedades, en especial con Cofely, la empresa a la que se han adjudicado al menos tres contratos millonarios por parte del Ayuntamiento de Parla y Valdemoro, amén de blanquear grandes cantidades de dinero obtenidas con los contratos municipales amañados.

Germán Alarcón ha coincidido esta mañana al llegar al trabajo con Juan José Luna, administrativo en el servicio de Tesorería, que es hermano de la pareja de Ana Marjaliza, otra administrativa que trabaja en el servicio de Contratación del Consistorio. Ana es hermana de David Marjaliza, el empresario en el que están puestos los ojos de los investigadores y que, según las primeras indagaciones, tendría cuentas en el extranjero. Él sería uno de los principales responsables de pagar comisiones a políticos y funcionarios, no solo en Madrid, sino también en Murcia y León. Valdemoro adjudicó a Corfely el suministro eléctrico del municipio para 25 años, en un contrato que ahora se revisa con lupa.