«Manteros» muestran sus productos a turistas en Barcelona
«Manteros» muestran sus productos a turistas en Barcelona - ines baucells

Unos 50 «manteros» se enfrentan a pedradas con la policía en Barcelona

Los hechos se han producido cuando la Guardia Urbana se disponían a actuar contra un grupo de vendedores ambulantes instalados en el turístico Paseo de Gràcia de Barcelona.

Actualizado:

Una cincuentena de «manteros» se han enfrentado hoy a pedradas en pleno centro de Barcelona con varias patrullas de la Guardia Urbana que les perseguían, en unos incidentes que se han saldado con un vendedor detenido y cuatro agentes heridos leves.

Según han informado fuentes municipales, los incidentes se han iniciado poco después de las 13:00 horas del mediodía, cuando varias patrullas de la Guardia Urbana se disponían a actuar contra un grupo de entre 20 o 30 « manteros» instalados en el turístico Paseo de Gràcia de Barcelona.

Ante la presencia policial, los vendedores, que tenían sus improvisadas paradas montadas en el suelo de la confluencia entre las calles Aragó y Paseo de Gràcia de Barcelona -lugar habitual de estos vendedores ambulantes por la gran afluencia de turistas que pasean por esa zona-, se han dado a la fuga a toda prisa, en algunos casos llevándose consigo sus fardos con la mercancía.

Posteriormente, los vendedores desalojados de esa zona y otros procedentes de otros puntos cercanos se han agrupado en las proximidades del Paseo de Gràcia de Barcelona y han empezado a enfrentarse con la policía.

Detenido uno de los «manteros»

Según fuentes municipales, durante los incidentes algunos de los «manteros» han empezado a lanzar objetos y piedras a los guardias urbanos, con los que han roto los cristales de un coche no logotipado de la policía municipal y han causado heridas a cuatro agentes.

La Guardia Urbana ha logrado detener a uno de los «manteros», al que acusan de los ataques a la policía, mientras que el resto de los vendedores han podido dispersarse y escapar de los agentes.

La presencia de «manteros», que en su mayoría venden artículos de marroquinería, gafas de sol y «souvenirs» para turistas, suele ser habitual en el centro de Barcelona, especialmente en la Plaza Catalunya y en el Paseo de Gràcia de la capital catalana.