Tres inmigrantes intentan pasar a Melilla escondidos en los asientos de un coche
Hace dos años, la Guardia Civil interceptó a otra persona que intentó pasar de Marruecos a Melilla escondido en el maletero - ABC

Tres inmigrantes intentan pasar a Melilla escondidos en los asientos de un coche

El conductor del vehículo ha pasado a disposición judicial

Actualizado:

La Guardia Civil ha interceptado a tres inmigrantes que estaban escondidos en dobles fondos practicados en un vehículo que pretendía pasar de Marruecos a Melilla, concretamente en el interior de los asientos delanteros y en el salpicadero, que previamente habían sido vaciados.

Según ha informado la Comandancia de la Guardia Civil de Melillaen una nota de prensa, los hechos ocurrieron el pasado jueves por la mañana en el paso fronterizo de Beni-Enzar, cuando los agentes apreciaron un detalle de interés policial en el registro de un Peugeot 405 azul, de matrícula marroquí, que se disponía a entrar en la ciudad autónoma.

Los agujeros no tenían ventilación

La Guardia Civil empezó un reconocimiento más exhaustivo que le permitió comprobar que los asientos delanteros habían sido vaciados para introducir en cada uno de ellos a un inmigrante, a pesar de que se trataba de un «habitáculo infrahumano» sin ventilación y cerrado herméticamente, de modo que la manipulación era inapreciable.

Los agentes localizaron un segundo doble fondo en la zona del salpicadero, que tuvo que ser arrancado para extraer de allí a otro inmigrante enclaustrado y completamente contorsionado, que al salir se quejaba de dolores por la posición en la que fue hallado.

Los tres inmigrantes rescatados recibieron in situ primeros auxilios por parte de los guardias civiles, ya que presentaban síntomas de cansancio y dolor en las articulaciones, aunque no necesitaron asistencia sanitaria y el estado físico de los subsaharianos era bueno.

Tres varones de entre 19 y 20 años

Los tres inmigrantes hallados en "dobles fondos construidos por las mafias que sin escrúpulos trafican con seres humanos" son tres jóvenes varones, con edades comprendidas entre 19 y 20 años, que dicen proceden de Guinea, que han pasado a disposición judicial como testigos, para posteriormente serles aplicada la Ley de Extranjería.

La Guardia Civil detuvo al conductor del vehículo, un marroquí de 23 años residente en Nador y con iniciales Y.G., que ayer pasó a disposición judicial como presunto autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros o de tráfico de inmigrantes, que ha sido ingresado en prisión preventiva.