Don Juan Carlos y Doña Sofía se situarán detrás de los Reyes y sus hijas
Los Reyes, con los Príncipes y sus dos nietas - EFE
Proclamación de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía se situarán detrás de los Reyes y sus hijas

El Gobierno aprueba el Real Decreto de Títulos, Honores, y Tratamientos, que entrará en vigor al mismo tiempo que la ley de Abdicación

Actualizado:

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la reforma del Real Decreto que regula el régimen de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real, que establece que Don Juan Carlos seguirá teniendo, de forma honorífica y vitalicia, el título de Rey, y Doña Sofía, de Reina. En el orden de precedencias, ambos se situarán inmediatamente después de Don Felipe y Doña Letizia y sus descendientes.

El Real Decreto, que entrará en vigor al mismo tiempo que la ley de Abdicación (en cuanto se publique en el BOE, previsiblemente a las cero horas del 19 de junio), fija también que Don Juan Carlos tendrá un tratamiento de Majestad, con honores análogos a los del Príncipe de Asturias o Heredero. De la misma forma, Doña Sofía tendría tratamiento de Majestad, con honores análogos a los de Princesa de Asturias o consorte.

El Gobierno quería así, como este Real Decreto, que en cuanto se haga efectiva la abdicación no haya ninguna duda sobre los honores, tratamientos y lugar de preferencia que deben tener los Reyes.

La cuestión del aforamiento es más complicada, y obviamente no estará lista para ese momento. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha defendido la necesidad de aforar a Don Juan Carlos, en dos órdenes: civil y penal, de la misma manera que lo estarán otros miembros de la Familia Real. Santamaría no ha querido dar muchos detalles, pero sí ha destacado las declaraciones que hizo el día anterior el presidente del Tribunal Supremo, quien defendió el aforamiento y que este se hiciera mediante una enmienda-reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Esta podría ser por tanto la fórmula final elegida, por el Gobierno.

La vicepresidenta ha señalado que el Gobierno quiere el máximo consenso para aprobar ese aforamiento, y se pondrá en contacto con todos los grupos parlamentarios cuando la reforma llegue al Congreso. Fuentes parlamentarias han confirmado a ABC que los contactos entre el Gobierno y el PSOE van a buen ritmo y ambas partes coinciden en el objetivo. El Ejecutivo espera que se logre al menos un apoyo similar al que obtuvo la ley de Abdicación en el debate del miércoles, con un apoyo del 85 por ciento de la Cámara.