El Rey, el Príncipe de Asturias y la Infanta Leonor protagonizan esa imagen: «Tres generaciones unidas en un compromiso común» - ABC

el rey pone fin a 39 años de reinadoEl «campechano» sentido del humor de Don Juan Carlos

El Monarca siempre se ha mostrado sencillo y afable. Con los líderes internacionales, los periodistas, los atletas españoles...

Actualizado:

Don Juan Carlos no ha dudado en romper el protocolo cuando ha considerado que el momento requería una broma o un comentario elocuente. El Rey se ha ganado que los españoles asocien su carácter con el de una persona afable y sencilla.

El primer día de colegio de Don Juan Carlos, tal y como retrató Juan Antonio Pérez Mateos en su libro «La infancia real», el joven Príncipe se adelantó a su padre y, sin vacilar, respondió a quienes preguntaban al Conde de Barcelona qué tratamiento habían de dar al niño: «Mis amigos me llamarán Juanito».

Durante el tiempo que pasó en las Academias militares, Don Juan Carlos no eludió las habituales batallas de comida, aunque también sufrió las bromas y novatadas de los veteranos. Pérez Mateos señala en «Un Rey bajo el Sol» que en 1958, cuando estaba en la Academia de Aviación de San Javier de Murcia, el Monarca tenía un mono amaestrado, «Fito», al que vestía con el uniforme y al que enseñó a saludar.

Tras su operación del talón de Aquiles en octubre de 2011 bromeó con los periodistas: «Lo mío es de taller mecánico; entras, te arreglan y ya está». Incluso al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en la última Cumbre Iberoamericana, le dijo en tono distendido: «Aquí me tienes, un poco tullido, pero bien».

También contestó al presidente de Venezuela, Hugo Chávez —a quien había gritado un ya famoso «¿por qué no te callas?» durante su último encuentro— cuando éste preguntó a los periodistas si no estaban de vacaciones: «No les doy descanso».

Amante del deporte y fiel seguidor de los atletas españoles, en una recepción con el tenista Rafa Nadal —tan solo unos días después de que se hiciera famoso un guiñol francés que acusaba a los deportistas españoles de dopaje— el Rey comentaba con el tenista: «Estos de los guiñoles son tontos». También bromeó en India sobre la posibilidad de que el piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso pudiera arrebatarle el mundial al alemán Sabestián Vettel: «Ponedle chinchetas». Y añadió: «(A Alonso) le han hecho cada faena...».