La recuperación económica impulsa el voto del PP y hunde más al PSOE
Estimación de votos y escaños - abc
Encuesta GAD3:

La recuperación económica impulsa el voto del PP y hunde más al PSOE

La candidatura de Arias Cañete se distancia casi seis puntos de la de Elena Valenciano en la primera semana de campaña electoral

Actualizado:

El último dato positivo sobre el inicio de la recuperación de la economía en nuestro país se ha conocido esta semana: España creció un 0,4 por ciento entre enero y marzo, el doble que la media de sus socios europeos, según Eurostat. «Más que Francia, Portugal, Italia, Holanda, Finlandia...», presumió Mariano Rajoy en su mitin de Valladolid. El cambio de tendencia en la economía tiene un impacto en la estimación de voto de los españoles ante las próximas elecciones europeas, según la última encuesta de GAD3 para ABC. El PP, que exhibe la recuperación como un logro de las reformas y los esfuerzos de los últimos años, toma impulso frente al PSOE, instalado en un mensaje pesimista (Rajoy diría «cenizo») de la situación en España: «Lo peor está por llegar», sostiene Rubalcaba. Pero el único que no parece tocar suelo es su partido, que no está logrando remontar ni una décima en esta campaña electoral. Un tercio de los votantes socialistas (el 31,2 por ciento) creen ya que va a crearse empleo de forma inminente en España, en concreto en los próximos tres meses.

A una semana de las elecciones, y teniendo en consideración que 250 de las 1.200 entrevistas del sondeo se realizaron después del debate entre Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano el pasado jueves en TVE, el PP supera al PSOE por 5,9 puntos en estimación de voto (hace un mes la diferencia era de 4,6 puntos), según la encuesta de GAD3, elaborada entre el 12 y el 16 de mayo. En número de eurodiputados significa que el PP podría lograr 21 o 22 (del total de 54 que le corresponden a España, en un Parlamento Europeo de 751 miembros). El PSOE se quedaría con 17 o 18. Es decir, la diferencia sería de 3 o de 5 diputados, un dato que de confirmarse supondría un espaldarazo a las políticas de Rajoy y un revés decisivo al liderazgo tambaleante de Rubalcaba.

Primera victoria

Hace cinco años, en las anteriores elecciones, el PP ganó por la mínima y superó a los socialistas por un escaño. Era la primera victoria de los populares tras el segundo triunfo de Zapatero en las urnas. A partir de ahí, el declive electoral del PSOE fue continuo. El divorcio con buena parte de su electorado empezaba a fraguarse. El distanciamiento entre la cúpula del PSOE y su electorado potencial se comprueba en el poco respaldo que tiene Rubalcaba a su discurso. Sus votantes son mucho menos pesimistas que él sobre la situación económica: solo el 31,5 por ciento piensa que dentro de un año estaremos peor. Y en el conjunto de la población, su discurso es claramente minoritario: el 18,6 por ciento ve el futuro de color negro.

El optimismo va ganando terreno poco a poco este año, respaldado por los datos de creación de empleo y afiliados a la Seguridad Social, sobre todo, que seguirán dando buenas noticias en los próximos meses, según está avanzando Mariano Rajoy en sus mítines de la campaña electoral. Así, el 36,2 por ciento del conjunto de la población opina que se creará empleo en los próximos tres meses. Los votantes del PP, como es lógico, confían más en Rajoy y hasta el 51,8 por ciento opina que habrá más trabajo inmediato.

El PP vuelve a verse como un partido ganador y ahora mismo sus únicos enemigos son la abstención y los propios errores: «No podemos permitirnos ninguno más», advertía un dirigente popular tras la resaca del debate televisado. Si en abril solo el 38,8 por ciento de los ciudadanos creían que el PP ganaría las elecciones, un mes después esa creencia ha subido hasta el 53,1 por ciento, frente al 7,8 que ve al PSOE ganador.

Cansancio de los pequeños

La encuesta confirma el estancamiento, con tendencia a la baja, de Izquierda Unida y UPyD, los dos partidos que hasta ahora se habían beneficiado más del desgaste de las grandes formaciones. La coalición de Cayo Lara alcanzaría los cinco eurodiputados, uno menos que los estimados en el mes de abril, aunque serían tres más que los sumados en las elecciones de 2009. Todos los estudios están reflejando un agotamiento de IU, que pudo haber tocado techo el año pasado. Con la formación de Rosa Díez ocurre algo parecido: sube respecto a las elecciones de 2009, pero desde abril registra un cansancio de los electores, y se quedaría con tres diputados (uno menos que un mes antes).

El agotamiento de IU y UPyD podría beneficiar a formaciones más pequeñas, como Podemos, que sería una de las sorpresas electorales con uno o dos eurodiputados. Otra de las novedades sería el resultado de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera da un primer salto a la política nacional (y europea) con buenos datos, ya que podría conseguir hasta dos diputados.