Defensa paga 3,2 millones a la empresa que halló el helicóptero canario

Su rescate es cuestión de horas, según la delegada del Gobierno en Canarias.

Actualizado:

El Ministerio de Defensa licitó y formalizó el pasado 11 de abril un contrato con la empresa estadounidense Phoenix International para colaborar en las labores de rescate del helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate accidentado el 19 de marzo en el mar de Canarias, y en el que desaparecieron cuatro militares.

El departamento dirigido por Pedro Morenés sacó a concurso, sin publicidad y por vía ordinaria esta adjudicación, coordinada por la Jefatura de la Unidad de Contratación y Gestión Económica del Ejército del Aire. Pues bien, según recoge hoy el Boletín Oficial del Estado, la empresa Phoenix se llevó el contrato por la totalidad del presupuesto inicialmente estimado, 3,2 millones de euros.

Según la mesa de contratación, las ventajas de la oferta adjudicada fue por obtener la mayor puntuación según los criterios de valoración, sin embargo, la mesa aprecia que la proposición de esta empresa estadounidense, que ha colaborado en diferentes rescates en alta mar (vuelo Air France Río-Paris estrellado en el Atlántico, por ejemplo), "es susceptible de ser considerada desproporcionada o anormal", según escribió el jefe de la Unidad de Contratación a 15 de abril pasado.

Sin embargo, fuentes del Ministerio de Defensa aseguraron que esta mención se trataba de un error, que no hubo concurso público sino adjudicación directa por razones de urgencia y porque esta empresa tenía la tecnología adecuada para llevar a cabo el rescate.

Tras la licitación, el buque EDT Ares y su robot embarcado Rémora II viajó de Chipre a Canarias para colaborar en las tareas de rescate del Súper Puma con base en Gando, en Las Palmas de Gran Canaria. En la zona ya se encontraba el Patullero Meteoro y la dotación del Malespina, que se desplazó desde Rota (Cádiz) hasta Fuerteventura, donde a unas 30 millas al suroeste de la isla se estrelló el helicóptero.

Inmersión

Nueve días después de recibir el contrato de los 3,2 millones, el Rémora II halló en una de sus primeras sumersiones los restos de la aeronave y en su interior a los cuatro militares desparecidos en el siniestro. Fue a las 3.00 de la mañana de ayer domingo, hora canaria, a 2.362 metros de profundidad. Y las imágenes reportadas por el robot confirmaron la presencia de los cuerpos del capitán Daniel Pena, los tenientes Carmen Ortega y Sebastián Ruiz, y el sargento Carlos Caramanzana.

«Ahora tenemos una tranquilidad que antes no teníamos, ya que lo peor que hay en la vida es la incertidumbre, y más cuando sabes con seguridad que tu hijo está fallecido y no sabes dónde se encuentra. La noticia no es una alegría, porque la pérdida es tremenda, pero sí permite soportar la pena y el sentimiento», comentó ayer Sebastián Ruiz, padre del teniente fallecido del mismo nombre.

En estos momentos se estudia la viabilidad y el procedimiento de rescate de los cuatro tripulantes, ya que dada la profundidad en la que se encuentra el helicóptero las labores de recuperación de los cuerpos son complejas, señalaron desde el Ministerio de Defensa. No obstante, el Jefe de la Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares ya está en Las Palmas para coordinar estas tareas.

El rescate

La delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández Bento, ha asegurado que el rescate "es cuestión de horas". En unas declaraciones facilitadas por la Delegación del Gobierno, Hernández Bento explica que se han barajado varias opciones para proceder al rescate de la aeronave y que la elegida, sobre la que no ha dado detalles, es la que menos riesgo entraña. La delegada ha declinado ofrecer más información sobre el operativo, pues ha indicado que lo más prudente es esperar a que se produzca, y ha apuntado que quizás esta tarde el Ministerio de Defensa pueda informar de los detalles. Según Hernández Bento, puede que esta tarde se sepa si se ha conseguido izar el helicóptero y que "en breves horas o a lo más mañana" se pueda conocer el desenlace.

El rescate de los militares ha movilizado al Ejército del Aire y la Armada, que mandó desde Rota (Cádiz) a la dotación del Malespina para apoyar las labores junto al patrullero Meteoro y el buque EDT Ares. La zona inspeccionada la marcó el único superviviente del fatal accidente, el sargento John Ander Ojeda, de 26 años, que se recupera con satisfacción de las secuelas físicas y anímicas.