España, al frente de la petición de fondos a la UE para la inmigración
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (3i), junto con sus homólogos de seis países de la UE - efe

España, al frente de la petición de fondos a la UE para la inmigración

Los ministros de Exteriores del sur hacen una «llamada de atención» a Bruselas para que se cumplan los acuerdos con el Magreb y se refuerce el control fronterizo

Actualizado:

Los ministros de Asuntos Exteriores de España, Francia, Italia, Portugal, Grecia, Chipre y Malta acordaron ayer en Alicante elevar a la Unión Europea una petición de más fondos para poder mejorar los mecanismos de control de la inmigración. Este encuentro, convocado y liderado por el español José Manuel García-Margallo, se planteó como «una llamada de atención» a Bruselas, en palabras del titular de Exteriores. Fruto de esta reunión ministerial desarrollada en Casa Mediterráneo, se aprobó por unanimidad un documento con trece medidas con las que gestionar los flujos migratorios, con la premisa de que «deben movilizarse recursos» para lograrlo.

García-Margallo subrayó «la magnífica colaboración con Marruecos». Al preguntarle sobre la entrada de una embarcación en las islas Chafarinas, esta misma semana con siete inmigrantes que ya están devueltos a ese país, recordó que las autoridades comunitarias deben velar por que se cumplan los acuerdos con los países del Magreb. También abogó por abundar en la cooperación con estos estados de origen de la inmigración y su causa última, un «control ordenado» de las fronteras y la «integración» de estas personas, algo que «compete a toda la Unión Europea y al mismo tiempo se debe trabajar en cada país».

Su homólogo galo, Laurent Fabius, incidió en la distinción entre «inmigración legal e inmigración ilegal» y exhortó a que desde Bruselas se esté dispuesto «a hacer lo que tenemos que hacer, y a que los países del Magreb eviten que se produzcan dramas como los que conocemos». Y con especial énfasis opinó que «el foco de atención» de Europa se ha orientado en la actualidad al este, en alusión a la situación en Ucrania, pero no se puede olvidar el sur. «Tenemos un interés común en estabilizar nuestra vecindad tanto con el este como con el sur», enfatizó.