Alfonso Alonsoy Alicia Sánchez Camacho antes de una reunión con Sociedad Civil Catalana. Archivo
Alfonso Alonsoy Alicia Sánchez Camacho antes de una reunión con Sociedad Civil Catalana. Archivo - efe

Un movimiento transversal con numerosas ramificaciones

La nueva plataforma aglutina a diversas asociaciones antinacionalistas

Actualizado:

La lucha contra el nacionalismo que ha gobernado Cataluña desde 1980, sea a través de CiU o de un socialismo entregado a ERC no es nueva, pero el giro secesionista del presidente Artur Mas ha obligado a las entidades no soberanistas a intensificar sus acciones. Tanto las veteranas como las de nuevo cuño.

Sociedad Civil Catalana precisa que no es una plataforma de entidades, sino de personas que, a título individual, se han sumado a esa causa. Pero, obviamente, sus miembros tienen experiencia en esas lides. Josep Ramon Bosch y Javier Barraycoa fundaron en noviembre de 2013 Somatemps, (el nombre juega fonéticamente con el famoso «Somatén», institución catalana de carácter parapolicial), cuyo objetivo es «testimoniar el sentimiento de pertenencia real, afectivo, sincero, histórico y leal que los catalanes siempre han tenido por España».

José Domingo preside Impulso Ciudadano, asociación muy combativa en la defensa del bilingüismo. En SCC también hay miembros de Som Catalunya, Somos España, que organizó la manifestación del último 12 de octubre en la plaza de Cataluña. Fem Pinya es otra de las entidades que apuesta por sumar. Movimiento 12-O, que se dio a conocer tras la manifestación de 2012, también es muy activa en su rechazo al independentismo de CiU y ERC y propone para el 17 de mayo una jura de bandera civil masiva como gestor en favor de la unidad de España.