Defensa diseña un plan de cooperación militar para frenar la inmigración ilegal
ESTRATEGIA EN ÁFRICA

Defensa diseña un plan de cooperación militar para frenar la inmigración ilegal

La estrategia «Espacio Anticipado de Defensa» prevé formación y asesoramiento militar a cinco países claves del Sahel

esteban villarejo
Actualizado:

«Espacio Anticipado de Seguridad y Defensa» o, lo que es lo mismo, ir a una de las raíces del problema de la inmigración ilegal a través de la colaboración en materia de seguridad con los Estados africanos del Sahel por donde transitan las rutas de la migración ilegal rumbo a Ceuta y Melilla.

Esta es la nueva estrategia que diseña el Ministerio de Defensa en un documento fechado en noviembre de 2013 -al que ha tenido acceso ABC de fuentes militares- para abordar la problemática en la región del Sahel, «zona vital» para España, como ya refrendaran la Estrategia de Seguridad Nacional (2013) y la Directiva de Defensa Nacional (2012), en consonancia con la Estrategia de Seguridad y Desarrollo en el Sahel de la UE (2011).

Este plan del Ministerio de Defensa contempla doce directrices a seguir, «bajo la premisa de considerar al Sahel como un espacio anticipado para la seguridad y defensa del Magreb y, por extensión, de la misma UE y entendiendo que ha de ser ésta la que asuma el liderazgo e iniciativa con respecto a aquella zona».

«Permanencia limitada»

Entre las directrices del documento de 14 páginas, se establece en su noveno punto el «ofrecimiento gradual de capacidades militares» a los Estados africanos implicados. Así, se contempla que «cuando el deterioro de la seguridad lo demande, la participación directa con fuerzas propias buscará obtener efectos resolutivos aunque su permanencia sobre el terreno deberá limitarse por cuanto la misma, entre otras consecuencias no deseadas, supone el posible efecto llamada de movimientos radicales de corte yihadista y separatista para combatir la presencia occidental [...] El asesoramiento, la formación y el entrenamiento constituyen la base».

¿En qué países incidirá la cooperación militar y de seguridad diseñada por Defensa? Mauritania, Níger y Malí -denominados «Estados corazón» de la estrategia europea-, así como Burkina Faso y Chad. Además se recomienda ejercer un «seguimiento y monitorización» de otros escenarios como los estados de la costa del Golfo de Guinea y costa noroccidental de África y las aguas por donde discurren las principales vías de navegación desde aquella zona a Europa. incluyendo los caladeros de pesca.

El sargento Robles adiestra a un equipo artillero en Malí /IÑAKI GÓMEZ (MDE)

El documento, en el apartado de «riesgos y amenazas del Sahel», menciona en primer lugar a la inmigración ilegal. El Sahel es una región con unas tasas de natalidad con crecimientos anuales del 5 por ciento y en los que se espera un «boom» demográfico en los próximos 20 años estimado en 300 millones de habitantes. «Una población mayoritariamente joven, sin trabajo y sin esperanza de futuro. Todo esto causa la inmigración ilegal masiva de la que se lucran las organizaciones de crimen organizado de la región», expone el documento «Espacio Anticipado de Seguridad y Defensa».

A este riesgo se suman otros más conocidos como gobiernos deslegitimados por la corrupción que no cuentan con Fuerzas Armadas y Policía adecuadamente adiestrada y equipada, o grupos combatientes de orientación yihadista o independentista.

Hay que recordar que la presencia de las tropas españolas en África está consolidándose desde que el pasado año se lanzara EUTM Malí, la misión europea de entrenamiento y asesoramiento a las Fuerzas Armadas de Malí en la que participa España, junto a otros 22 estados europeos, con 114 militares (el segundo contingente más numeroso tras el francés).

En la misión EUTM Malí participan 114 militares españolesEl objetivo de esta misión es ayudar al Ejército maliense a hacerse con el control del norte del país, por donde transita una de las principales rutas de la inmigración ilegal en un país cuyas fronteras con Mauritania (2.237 km.), Argelia (1.376 km.), Burkina Faso (1.000 km.), Níger (821 km.), Costa de Marfil (532 km.), Senegal (419 km.) y Guinea (858 km.) son prácticamente inabarcables por las fuerzas de seguridad de estos países.

El patrullero «Infanta Elena» participa en una misión africana/ARMADA

«Fronteras largas, porosas y de muy difícil control, lo que facilita el tráfico ilícito de drogas, contrabando y de seres humanos», expone el citado documento sobre todo el Sahel.

Malí -donde operan también 2.300 militares franceses en la operación «Serval» y de unas 6.000 de la ONU en la misión Minusma- es una pieza esencial del tablero geoestratégico del Sahel para evitar un «efecto dominó» en toda la región. Su desestabilización, con grupos yihadistas, tuareg y mafias del narco en alianzas que vienen y van, podría tener consecuencias en Níger o Burkina Faso.

También las Armadas

A la presencia española en Malí y otra misiones europeas como la «Atalanta» en el Cuero de África o la República Centroafricana, hay que sumar ya otras iniciativas como la participación de la Armada en el programa «Africa Partnership Station» para cooperar militarmente con marinas africanas y que cuenta ahora con el despliegue actual -hasta el 11 de mayo- del patrullero «Infanta Elena» que llevará a cabo acciones de cooperación en Senegal, Cabo Verde, Camerún, Angola, Nigeria y Mauritania.

Otro programa de asesoramiento es el «Flintlock» que el pasado año sirvió, junto a tropas de EE.UU., para adiestrar al Ejército mauritano para hacer frente a los problemas de seguridad. España quiere reforzar estas iniciativas aún más.