Mas presenta ahora su consulta como una «oportunidad» para la UE
Artur Mas, presidente autonómico de Cataluña, durante un acto de su Gobierno - efe
cataluña

Mas presenta ahora su consulta como una «oportunidad» para la UE

Publica un artículo en un periódico de Suiza donde concluye que «los catalanes serán buenos vecinos de los españoles»

Actualizado:

El presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, ha asegurado este jueves que la consulta soberanista puede ser una «oportunidad» para la UE para manifestar sus valores y su compromiso con la democracia.

En un artículo en el periódico suizo «Le Temps», publicado por Nació Digital y recogido por Europa Press, ha afirmado que es un principio fundamental de la democracia europea «tener en cuenta el deseo de los ciudadanos», y que los catalanes quieren tener la oportunidad de decidir por ellos mismos si quieren convertirse o no en un nuevo Estado de Europa.

Tras defender la continuidad de una eventual Cataluña independiente en la UE y en el euro, ha sostenido que tanto la consulta como las consecuencias políticas que tengan son «una nueva oportunidad para Europa para mostrar una vez más al mundo las capacidades y cualidades» que tiene para superar sus desafíos.

Las relaciones con el resto de España

Para el mandatario catalán, nadie debe tener miedo a la consulta, «excepto quienes quieren o desean ignorar los deseos de todo un pueblo». Mediante esta consulta, Mas ha explicado que se lograría acotar la actual situación, en la que las relaciones entre Cataluña y el resto de España «no son como deberían ser», ante el recorte del Estatuto catalán por parte del Tribunal Constitucional (TC) en 2010.

Ha lamentado que ante el planteamiento democrático que, en su opinión, hace el Gobierno catalán, el Ejecutivo de Mariano Rajoy mantenga una «actitud hostil», y ha declarado que cualquier intento de silenciar o negar el deseo de votar de los catalanes está condenado al fracaso. Mas también ha puesto de manifiesto que «Cataluña es parte de Europa, y los catalanes son europeos», y ha recordado los orígenes de los condados catalanes en el seno de la «Marca Hispánica» de Carlomagno, además de expresar su convencimiento de que los catalanes serán buenos vecinos de los españoles.