Rubalcaba envía a un hombre de confianza a Pamplona para frenar la moción del PSN
Alfredo Pérez Rubalcaba, líder del PSOE - efe
navarra

Rubalcaba envía a un hombre de confianza a Pamplona para frenar la moción del PSN

Antonio Hernando estuvo ayer en Pamplona, tras las críticas del PSOE vasco y otros miembros de la Ejecutiva al apoyo de Bildu

Actualizado:

Alfredo Pérez Rubalcaba envió ayer a Pamplona al secretario de Relaciones Institucionales, Políticas y Autonómicas del PSOE, Antonio Hernando, para intentar frenar la moción de censura con la cual el PSN planea «echar» a la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, de UPN, según confirmaron a ABC fuentes socialistas.

Aunque el secretario general del PSN, Roberto Jiménez, dijo recientemente «el PSOE en Navarra soy yo» en respuesta a las afirmaciones de la número dos» del partido, Elena Valenciano, asegurando que con Bildu el PSOE «no va ni a la vuelta de la esquina», lo cierto es que Jiménez quiere seguir adelante con la moción.

Anteayer, Rubalcaba dijo lo mismo que Valenciano: que el partido «ni pacta ni negocia» con Bildu, una formación que todavía no ha condenado a ETA, y ha enviado a Hernando a trasladar el malestar de la organización a toda la federación navarra.

Así pues, parece repetirse el escenario de 2007 cuando el secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, frenó in extremis el intento del entonces secretario general del PSN, el fallecido Carlos Chivite, de acordar con Nafarroa-Bai tras las elecciones autonómicas de 2007.

Los comicios forales del 27 de mayo de 2007 ofrecieron unos resultados muy complicados para la continuidad del gobierno de Miguel Sanz, de Unión del Pueblo Navarro (UPN). De un Parlamento de 50 diputados, UPN logró 22 escaños, cuatro menos de la mayoría absoluta.

Por el contrario, Nafarroa Bai de Patxi Zabaleta se convirtió en la segunda fuerza, con 12 escaños, al tiempo que el PSN de Carlos Chivite, 12 escaños e Izquierda Unida otros dos. Sumaban para hacer un «tripartito» pero, al final Zapatero y José Blanco lo frenaron con el argumento del desgaste que iba a suponer en el resto de España.