reforma del aborto

Las asociaciones provida presionan a Rajoy y responden que el feto siempre es «vida»

La oferta de diálogo del presidente del Gobierno a la oposición sobre el Anteproyecto chirría a los sectores más contrarios a la interrupción del embarazo

Actualizado:

La presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida, Alicia Latorre, pidió ayer al presidente del Gobierno que no desenfoque el debate sobre el aborto y no olvide «que hablamos de vidas humanas», después de que éste tendiera el miércoles la mano al diálogo admitiendo que el anteproyecto de ley contiene «puntos controvertidos». Latorre subrayó que el texto presentado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, «no asegura la vida de todos en toda circunstancia» y que, a su juicio, la mejora debería venir «en ese sentido» y no en la flexibilidad de las exigencias médicas para facilitar el aborto, como apuntan ya en voz baja algunos dirigentes de las filas populares.

«Esperamos que se mejore lo más posible en el trámite parlamentario, y que no se pierda de vista que no estamos hablando de tener contento o no a un sector determinado, sino de eliminar de nuestras leyes la normalización de un procedimiento antinatural que destruye la vida del hijo y daña profundamente a la mujer», indicó. «No debe desenfocarse el debate, ni caer en el juego de quienes pretenden imponer su particular visión de la libertad y del progreso, añadió. «Es hora de romper tópicos y luchar juntos contra la barbarie de un acto impropio de sociedades civilizadas (...) El deber del Estado de atender a los nacidos no le da autoridad para eliminar a los no nacidos (...) Proteger a las mujeres de la violencia, por coherencia, es evitarles también la violencia del aborto».