Valle de Arán prepara su escisión de una Cataluña independiente

CDC aranesa defiende la autodeterminación, pero manteniendo las relaciones con España

Actualizado:

La casualidad ha querido que, justo cuando se cumple un año de la Declaración de Soberanía aprobada por el Parlamento catalán, en la que se habla de «integridad territorial de Cataluña» y de «sujeto político y jurídico soberano», haya trascendido que CDC del Valle de Arán (Lérida) quiere que se reconozca la condición de nación de esta comarca pirenaica de 10.000 habitantes dentro de una hipotética Cataluña independiente.

Dicho de otra manera: pese a que esa polémica Declaración recoge que «Cataluña se debe mantener como un solo pueblo», esta comarca quiere superar el régimen específico que actualmente tiene y «proponer una autonomía avanzada con capacidad ejecutiva y legislativa», según explica a ABC Àlex Moga, alcalde de Viella (capital del Arán), diputado en el Parlamento catalán y secretario general de Convergència Democràtica Aranesa (CDA). Esta formación fue la más votada en las elecciones autonómicas de 2012, seguida del PP.

Predominio del castellano

Moga defiende el reconocimiento del Valle de Arán como nación «para preservar nuestra identidad milenaria y nuestra lengua, el aranés, que procede del occitano, es hablada por 2.000 personas y está en peligro de extinción». Sin embargo, precisa que esta aspiración «no pretende ir ni contra Cataluña ni contra España. Nosotros queremos a la cultura española —el castellano es la lengua más hablada en el Valle, mientras el catalán está en retroceso— y tenemos fuertes vínculos empresariales con España».

Por ello, en el caso de que Cataluña se convirtiera en un Estado «reivindicamos una capacidad legislativa para decidir nuestras relaciones con España». Muga añade que, si Cataluña llega a ser independiente, «Arán debe poder ejercer su derecho a la autodeterminación», por lo que no descarta también la celebración de una consulta. El dirigente nacionalista hizo estas reflexiones en una conferencia el pasado mes de octubre ante la cúpula de CDC y ante el consejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs. Asegura que la dirección de Convergència «no puede negarse» a esa «expansión nacional» que pretende el Valle de Arán porque «sería contradictorio» con los postulados que defiende para Cataluña.

Para concretar el futuro de esta comarca leridana, CDA celebrará una convención nacional el próximo mes de mayo bajo el lema «Arán, un paso adelante» para concretar su encaje en una Cataluña independiente. En paralelo, el Parlamento catalán tramita actualmente la ley que otorga un régimen especial a la zona. Actualmente, el Consejo General de Arán es el órgano de gobierno autónomo del valle. Está presidido por el síndico, cargo que ocupa actualmente Carlos Barrera (CDA).

Junto a la situación del Valle de Arán hay otras zonas en Cataluña donde la sensibilidad independentista es más bien escasa y que amenazan esa «integridad territorial de Cataluña» que prevé la citada Declaración de Soberanía —recurrida por el PP ante el Tribunal Constitucional—. Este es el caso de Tarragona. En septiembre de 2012, el líder del PP en la provincia, Alejandro Fernández, escribió una carta al presidente de la Generalitat, Artur Mas, en la que le exigía que renunciara a convocar una consulta independentista, dado el rechazo de la capital tarraconense, que por dos veces votó en contra de una moción en favor del derecho a decidir presentada por CiU, y que ha vivido la victoria de los populares en varias ciudades de esta provincia en las últimas elecciones generales.

Luz verde a los presupuestos

Pero Artur Mas sigue adelante con su proyecto independentista y acaba de recibir el aval del Consejo de Garantías Estatutarias para aprobar los presupuestos de 2014 que recogen una partida destinada a la organización de la consulta del 9 de noviembre. Este Consejo considera constitucional el contenido de las cuentas y rechaza el recurso presentado por el PP.