De España a hacer la «guerra santa»
Mouhannad Almallah Dabas, combatiente en Siria, en el juicio del 11-M - efe

De España a hacer la «guerra santa»

Diecisiete yihadistas, la mayoría residentes en Ceuta, han viajado desde España a Siria para combatir junto a Al Qaeda

abc
Actualizado:

Un total de 17 yihadistas, la mayoría residentes en Ceuta, han viajado desde España a Siria para combatir en la actual guerra civil que está desangrando ese país, incorporados en las filas de organizaciones vinculadas a Al Qaida, según el estudio del Real Instituto Elcano «Yihadistas en Siria procedentes de España: hechos y cifras». El documento cita como fuente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista y a fiscales especializados de la Audiencia Nacional.

El grupo lo conforman 11 ciudadanos españoles y seis marroquíes con residencia en nuestro país. Todos son varones, con edades comprendidas entre los 16 y los 49 años, aunque la mayoría rondaba la veintena y la treintena. La mayor parte de ellos estaban casados y, salvo tres o cuatro casos, no tenían una trayectoria yihadista significativa previa al inicio del conflicto en Siria. La excepción más notoria es la de Mouhannad Almallah Dabas, nacido en Siria pero naturalizado español, y que estuvo vinculado a la célula de Al Qaida establecida en España en 1994 y liderada por Abu Dahdadh desde 1995 hasta su desmantelamiento en 2001.

Dabas fue condenado por los atentados del 11-M en Madrid, aunque posteriormente fue absuelto por el Supremo. De vuelta en Siria, «desarrollaba actividades logísticas y de aprovisionamiento para la organización yihadista Jabhat al Nusra», señala el informe, que no menciona las informaciones aparecidas en la prensa que apuntan a que Dabas habría muerto en Siria a manos de tropas leales a Bashir el Assad.

Los yihadistas que salieron de Ceuta eran musulmanes autóctonos de la ciudad autónoma, que empezaron a viajar a Siria a partir de abril de 2012. En cambio, en el caso de los marroquíes, se trata de ciudadanos residentes no solo en Ceuta, también en Málaga y Gerona, según los datos recabados por el Elcano. Los 17 individuos que viajaron desde España a Siria se incorporaron a las filas de tres organizaciones yihadistas: Jabhat al Nusra y el Estado Islámico de Irak y Levante, relacionadas con Al Qaida, así como en menor medida Harakat Sham al-Islam.

Antes de abandonar nuestro país, aquellos que no tenían experiencia previa en combates recibieron preparación física al aire libre e instrucciones en reuniones en domicilios privados o lugares de culto en Ceuta y alrededores, y en la localidad vecina de Castillejos (Marruecos), organizadas por una red hispano-marroquí bien articulada y jerarquizada, cuyos miembros están asentados en Ceuta y Castillejos.

En conversaciones interceptadas por la Policía y la Guardia Civil, estos yihadistas, si bien tenían como objetivo combatir en Siria, contemplaban también «hacer la yihad en casa», esto es, en territorio español si regresaban de Siria o incluso si no llegaban a implicarse en esta guerra. Las familias de los reclutados han obtenido incentivos económicos conseguidos a través «donaciones, colectas y tráfico ilegal de sustancias estupefacientes».

El informe del Elcano asegura que al menos 3 de los 17 yihadistas llegados desde España se inmolaron provocando centenares de muertos. El más letal de estos atentados perpetrado por un joven musulmán español se perpetró en las proximidades de un acuartelamiento militar de Idlib, en el norte de Siria, ataque que reivindicó Jabhat al Nusra.