Comunicado del Centro de Historia anunciando el simposio de la polémica
Comunicado del Centro de Historia anunciando el simposio de la polémica - ABC

«El simposio es una barbaridad que trata de dividir a los españoles»

Grandes historiadores critican el congreso «España contra Cataluña» organizado por la Generalitat, al que consideran un «atentado contra el sentido común»

israel viana
Actualizado:

El título ya dice todo: « España contra Cataluña: un mirada histórica (1714-2014)». Según han coincidido muchos historiadores y miembros de la Real Academia de la Historia, el simposio que ha comenzado este jueves en el Instituto de Estudios Catalanes (IEC) de Barcelona, organizado por el Centro de Historia Contemporánea, institución vinculada a la Generalitat, es de todo menos científico y riguroso. Los especialistas lo han calificado de «provocación», de «barbaridad», un «atentado contra el sentido común», «poco brillante», «simplista», «insostenible», «erróneo», «contradictorio», «de risa» o un simple «monólogo».

De hecho, el famoso simposio «anti-español» lleva seis meses haciendo correr ríos de tinta. Hace tiempo que un congreso no causaba tanta polémica en el mundo académico. «Me parece que no es más que una utilización torcida de la historia con una finalidad política, donde las conclusiones ya vienen dadas por el mismo título, sugiriendo que hay una campaña de agresión sistemática de España contra Cataluña. Eso no ha ocurrido jamás», asegura a ABC el arabista y miembro de la Real Academia de la Historia, Serafín Fanjul.

Muchos historiadores, no solo españoles, sino también catalanes, han mostrado sus críticas con los planteamientos de este congreso organizado al amparo de los actos conmemorativos de los 300 años de la caída de Barcelona en manos de las tropas borbónicas de Felipe V. Entre los que se han dado cita en el congreso se analizará la supuesta represión institucional, militar, política, cultural y administrativa que habría ejercido España sobre Cataluña desde 1714 hasta la actualidad.

«La represión de los “Països Catalans»

Lejos de la interpretación imparcial y rigurosamente científica que se espera de un congreso de estas características, muchos especialistas señalan que los títulos de las mismas ponencias hablan por sí mismos: «La humillación, detonante de la eclosión independentista», «La represión institucional, política y administrativa», «La represión cultural y lingüística», «La represión de los “Països Catalans», «Entre la autonomía y la reacción uniformadora» y «La represión económica y social».

«Todas las ponencias tratan de inocular esa idea de un país escotado, dividido y en cautiverio. Es un congreso muy triste para la historia de España. Y es falaz y mentiroso para la historia de la Cataluña», comenta Fernando García de Cortázar, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto y Premio Nacional de Historia 2008.

Fanjul ve en este simposio, en el que participarán 200 especialistas, «un monólogo a muchas voces». En los títulos de las ponencias se puede ver que «cogen aspectos parciales de los que sacan conclusiones generales desmesuradas y fuera de lugar. Y esto se debe a que no pueden hablar de los problemas de fondo. De hecho hay especialistas que están haciendo trabajos equilibrados sobre la situación de Cataluña que no han sido invitados», apunta.

Estas opiniones contrastan con la del responsable del simposio y director del Centro de Historia Contemporánea, Jaume Sobrequés, que el lunes, durante la presentación, aseguró que el congreso reflejaría «una realidad indiscutible». Cuando las críticas surgieron entre los miembros del mundo académico, se defendió declarando que estas no procedían de ningún historiador ni se hacían desde una perspectiva histórica, sino que procedían, precisamente, de intereses «partidistas o acientíficos».

«Dividir a España»

Para Cortazar, el objetivo del congreso catalán no es otro que «dividir a los españoles». «Es una barbaridad –explica–, un atentado contra el sentido común que trata de inocular en las mentes de ciudadanos muy simples y fanatizados la idea de que Cataluña ha sido invadida y explotada, desde 1714, por un Estado al que llamaríamos colonial. Es una contradicción, porque sabemos que está a la cabeza del desarrollo industrial, demográfico y cultural del país».

«El simposio trata de inocular la idea de que Cataluña ha sido invadida y explotada»«No hay ninguna voz discordante entre los participantes», añade el historiador, antes de asegurar que, «por orden gubernativa», el simposio seguramente silenciará aspectos como que la construcción de la actual España «tuvo en la masiva adhesión de los catalanes a esta Constitución una de sus puntas de lanza más afiladas». Y se extraña de los «contradictorio y llamativo» que es el hecho de que el prestigioso historiador Josep Fontana haya sido el encargado de dar la lección inaugural con la conferencia titulada «España y Cataluña, 300 años de conflicto político», ya que «es famoso por su tendencia marxista, pero que nunca hasta ahora se había manifestado en este sentido».

No han sido pocos los historiadores, como Enric Ucelay Da Cal, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, que creen que se le ha dado demasiada publicidad a este simposio. Reconoce que «el titulo es desafortunado, poco brillante, y hay un discurso político, sí, pero le desafío a que me encuentre un simposio de historia que no lo tenga». «Este caso no tiene especial trascendencia y está adquiriendo demasiada atención por parte de los medios y los políticos. Pero esto se debe a que ahora todos se están tirando los trastos a la cabeza», subraya.