El Rey abandona el hospital: «Todo muy bien, fenomenal»
El Rey abandona el hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón, camino a La Zarzuela - de san bernardo

El Rey abandona el hospital: «Todo muy bien, fenomenal»

Don Juan Carlos tiene autonomía para los movimientos cotidianos y recibe el alta hospitalaria

ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNES
Actualizado:

El Rey ha recibido hoy el alta hospitalaria, cuatro días después de someterse a la operación en la que se le sustituyó una prótesis de cadera provisional por una definitiva. Según el parte médico leído por la directora gerente del Hospital Quirón de Madrid, Lucía Alonso, Don Juan Carlos «ha completado de forma muy satisfactoria el postoperatorio» y la infección ha desaparecido.

El Monarca tiene «autonomía suficiente para los movimientos cotidianos» y seguirá el tratamiento y las revisiones en régimen ambulatorio. Según el cuarto parte médico firmado por el jefe del servicio médico de la Casa del Rey, Miguel Fernández Tapia-Ruano, y el doctor Miguel Cabanela, el proceso infeccioso en la cadera ha desaparecido y don Juan Carlos ha conseguido autonomía suficiente para los movimientos cotidianos.

«Todo muy bien, fenomenal», ha contestado el Rey a los periodistas cuando abandonaba el centro hostipatalario, para finalmente, ante más preguntas similares, ironizar con un «muy mal, muy mal». La noticia la confirmó a primera hora de la mañana el Príncipe de Asturias al despedirse de los periodistas que iban a acompañarle en el viaje a Brasil que ha sido suspendido por una avería del avión. El doctor Miguel Cabanela había anunciado que Don Juan Carlos abandonaría el hospital ente cuatro y siete días después de la intervención quirúrgica, que se realizó el pasado jueves.

El Príncipe de Asturias visitó en la noche de ayer al Rey para «animarle a que siga recuperándose bien», según contó antes de entrar en el centro sanitario. Además de Don Felipe, también acudieron al hospital sus hermanas, las infantas Elena y Cristina, así como el hijo mayor de la duquesa de Lugo, Juan Felipe Froilán. Doña Cristina explicó al abandonar el centro sanitario que el Rey «está mucho mejor».

La Infanta Elena fue la primera en llegar al hospital, a las seis y veinte de la tarde, acompañada de su hijo mayor, y treinta minutos más tarde lo hizo Doña Cristina, en solitario.

En los próximos dos meses, Don Juan Carlos tendrá terminantemente prohibido hacer viajes largos, de más de ocho horas, pero podrá presidir la Pascua Militar del próximo 6 de enero, si evita estar mucho tiempo de pie, según el criterio de los médicos.

Aunque es difícil hacer una previsión, Don Juan Carlos debería poder caminar con normalidad, sin ningún tipo de apoyo, para primavera, aunque podría dejar las muletas incluso antes, entre dos y tres meses después de la operación.