Londres convoca al embajador español por una «grave incursión» en aguas de Gibraltar
Imagen de archivo del buque oceanográfico español «Ramón Margalef» - ieo.es

Londres convoca al embajador español por una «grave incursión» en aguas de Gibraltar

El Gobierno de España muestra su «sorpresa» por la decisión de Londres y Margallo señala: el Reino Unido cree que se trata de «una campaña orquestada de provocaciones»

Actualizado:

El Gobierno del Reino Unido ha anunciado este martes que va a convocar al embajador de España en el Reino Unido, Federico Trillo, por lo que calificó de «grave incursión» de un barco español en aguas territoriales gibraltareñas.

El Ministerio británico de Asuntos Exteriores trasladará a Trillo las «graves preocupaciones» de Londres sobre la «incursión en curso» del buque oceanográfico español «Ramón Margalef» en aguas que rodean al Peñón, según informó el Foreign Office en un comunicado. «Condeno con firmeza esta incursión provocadora y le pido al Gobierno español que se asegure de que no se repite», indicó David Lidington, secretario de Estado británico para Europa.

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha manifestado la «sorpresa» del Gobierno por la decisión del Reino Unido. Según el ministro, el buque «estaba atendiendo las instrucciones de la Fiscalía Medioambiental de recabar pruebas para ver si los setenta bloques de hormigón (que fueron arrojados al mar por Gibraltar) violan o no la legislación».

Sin embargo, «lo que las autoridades británicas han transmitido a nuestro embajador es que consideran que se trata de una campaña orquestada de provocaciones en la que también formaban parte las inquisiciones de la Guardia Civil. Todo ello después de que en la prensa británica se constatara que España había obtenido satisfacción a todas sus pretensiones».

El ministro ha agregado que el Reino Unido «tradicionalmente elige un foro internacional para resolver los asuntos pendientes», ya sea Naciones Unidas o la Comisión Europea, «y una vez que sus pretensiones no son atendidas, se sorprenden y no acatan». Tal y como ha explicado, «en este caso fue el primer ministro Cameron el que pidió a la Comisión que dictaminase sobre el asunto pendiente».

En opinión de Margallo, «la sorpresa es mayor» porque España y Reino Unido acaban de presentar «una resolución de mutuo acuerdo» ante la Comisión Europea para que este asunto se resolviera en unos grupos de trabajo. «Acatar la legislación comunitaria no es una opción —ha afirmado el ministro—, es una obligación, y nosotros estábamos recogiendo las pruebas». Margallo ha insistido en que «España va a cumplir escrupulosamente la legislación comunitaria» y «está cumpliendo al pie de la letra la legislación internacional».

El ministro ha dicho que no ve necesario llamar a las autoridades británicas, pero que en cualquier caso, «si el embajador quiere ver a los secretarios de Estado, estamos siempre dispuestos a hablar». También ha señalado que él estará el viernes en Oxford. Margallo ha hecho estas declaraciones desde Miami, poco antes de emprender regreso a España. El ministro acompaña a los Príncipes de Asturias en una visita oficial a California y Florida que ha terminado este martes.

Relato de los hechos

Tres patrulleras de la Guardia Civil acudieron esta mañana a dar protección a este buque, que se ha visto acosado desde ayer por embarcaciones de Gibraltar cuando realizaba sus trabajos en las aguas que rodean el Peñón. Según testigos presenciales, los británicos llegaron a movilizar hoy hasta siete barcos en torno al buque español.

Los hechos comenzaron ayer cuando el «Ramón Margalef» salió, pasadas las cuatro de la tarde, del puerto de Algeciras y se adentró en lo que el Reino Unido considera aguas territoriales británicas de Gibraltar y sobre las que España reclama también la soberanía.

Tras ser detectada la presencia del buque en las proximidades del Peñón, una patrullera de la Royal Navy se aproximó al lugar para advertirle de que se encontraban en aguas británicas a lo que el capitán del «Ramón Margalef» contestó que estaban realizando trabajos para la Unión Europea y que continuarían con ellos, ya que tenían permiso de las autoridades españolas. Nuevas advertencias de la Royal Navy fueron contestadas por el capitán dando las gracias por la información, pero manteniendo el buque en el lugar elegido para realizar las catas del fondo del mar que forman parte de su trabajo.

El buque se mantuvo en la zona durante unas siete horas y esta mañana volvió a realizar sus trabajos al sur de Punta Europa y en la zona Este del Peñón. A su alrededor se concentraron inicialmente la patrullera de la Royal Navy «Scimitar», una patrullera de la Policía de Defensa de Gibraltar y una tercera de la Policía gibraltareña. Ante ello, la Guardia Civil acudió a dar protección al buque con tres patrulleras: la «Río Tormes», la «Río Pas» y la Río «Cedena». Los británicos mandaron entonces otras cuatro embarcaciones más al lugar, pero el «Ramón Margalef» continúo haciendo su trabajo.

Coincidiendo con este nuevo episodio, el secretario de Estado para la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo, aseguro en Bruselas que España continuará realizando «controles estrictos» en el paso fronterizo de la Verja, porque considera que cuenta con el aval de la Comisión Europea para implantar esta medida contra el contrabando de tabaco.