Inminente excarcelación de un violador con 42.432 años de condena
Audiencia Provincial de Las Palmas - efe

Inminente excarcelación de un violador con 42.432 años de condena

Antonio Castro Trujillo ha cumplido 16 años en prisión, uno por cada año que estuvo abusando sexualmente de sus tres hijas

Actualizado:

Antonio Castro Trujillo comenzó a violar a sus tres hijas cuando la mayor de ellas aún no había cumplido los 12 años y la pequeña tenía nueve. Desde aquella primera vez —una felación simultánea, según la sentencia que lo condenó— durante 16 años más violó dos veces por semana a cada una de ellas.

Fue en 1997 cuando acabó entre rejas. La Audiencia Provincial de Las Palmas lo condenó a 42.432 años de prisión como autor de 2.496 delitos de violación. Ahora, el preso ha solicitado al tribunal quedar en libertad. Lo único que lo retiene en la cárcel es la aplicación de la Doctrina Parot, un instrumento de cumplimiento de condena cuya aplicación retroactiva ha tumbado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH) y que esta semana el Tribunal Supremo ha «enterrado».

Antonio Castro se sirvió «de su condición de padre y del temor que provocaba en sus hijas, motivado por las continuas agresiones de las que les hacía objeto por cualquier excusa, la violencia física que empleaba en cada agresión sexual y la advertencia de que si no se plegaban a sus deseos tomaría represalias», según señalaba la sentencia y recogió ABC en sus páginas el 14 de febrero de 1997.

La salida de Castro se sumará a la de otro reo condenado por el tribunal de Las Palmas ayer jueves, el violador Jesús Octavio G.M, que hubiera continuado en la cárcel hasta el 2 de mayo de 2016 de no ahberse retirado la aplicación de la «Parot».

La Sección Primera de la Audiencia de Las Palmas condenó a Antonio Castro, Vecino de Santa Lucía y natural de Telde (Gran Canaria), en 1997 por violar a sus hijas entre 1979 y 1995 a 42.432 años. De abandonar la prisión de Galicia en la que permanece ingresado en este 2013, habría cumplido entre rejas 16 años. Uno por cada año que estuvo violando de forma continuad a sus tres hijas.