Morenés: «Me preocupa la falta de adiestramiento en las Fuerzas Armadas»
El ministro de Defensa, Pedro Morenés, en el balcón central del Ministerio de Defensa - de san bernardo
EL MINISTRO DE DEFENSa EN EL DÍA DE LA FIESTA NACIONAL

Morenés: «Me preocupa la falta de adiestramiento en las Fuerzas Armadas»

Sobre la unidad de España y Cataluña:«Una disgregación conduciría a las partes a su ruina»

Actualizado:

Con el retrato de sus tres nuevos nietos en la mesa lateral de su despacho -trillizos nacidos este verano-, el ministro de Defensa, Pedro Morenés Eulate (Las Arenas, Vizcaya, 1948), explica al finalizar la entrevista -y cuando el fotógrafo de ABC apura sus últimas instantáneas- la importancia que tiene para España la «esencial» relación con EE.UU. en materia de defensa, «que pasó por una crisis muy grande con el anterior Gobierno».

«Los EE.UU. vuelven a considerar España como aliado fiable[...] Si nosotros en los momentos de bajísima credibilidad económica no hubiéramos estado en esas operaciones internacionales con ellos, nos hubiesen sacado una tarjeta muy roja», afirma.

Lejos queda ya aquel desfile militar del 12 de Octubre cuando un entonces líder de la oposición socialista decidió no levantarse al paso de la bandera estadounidense. Precisamente la enseña de las barras y estrellas, doblada y enmarcada, es otro de los efectos que el ministro Morenés exhibe en su despacho. Es un presente del anterior embajador norteamericano en España.

-Un año más, una Fiesta Nacional marcada por la austeridad. ¿No le parece extraño un desfile militar sin carros de combate, aviones...?

-Dos matices. Primero, la Fiesta Nacional es algo más que el desfile militar. Y segundo, el desfile militar este año refleja, como lo reflejó el año pasado, una situación económica rigurosa. Las Fuerzas Armadas, de alguna manera, son corresponsables en el sentido de dar ejemplo de austeridad en un momento en que hace falta y que lo estamos pidiendo todos.

-Será el primer desfile militar sin la presidencia de Sus Majestades los Reyes ¿Cómo se encuentra «el primer soldado y marino de España», como a usted le gusta subrayar?

-Sé que el proceso de recuperación, que será largo, continuará de la manera conveniente para que Su Majestad pueda desempeñar su labor lo antes posible. Ojalá sea así, pero sin prisas.

-¿Qué diagnóstico realiza de la situación económica?

«Aún resta un camino importante para llegar al final de la recuperación»-Como miembro del Gobierno veo que los compañeros de Gobierno más directamente concernidos por los temas económicos están más esperanzados. Y como español veo que la situación va mejorando: hay ciertos indicadores que nos muestran que las estructuras, no tanto la coyuntura, están mejorando. Es una señal muy buena. Se puede generar un bienestar mayor en un espacio de tiempo muy razonable.

-¿Entonces cree que estamos en el camino de la recuperación?

-Sí, yo creo que sí. Pero aún resta un importante recorrido que tenemos que hacer. Es decir, sería extraordinariamente peligroso confundir estar en el camino de la recuperación con estar en el final del camino de la recuperación; estamos en el camino, no en el final del camino.

-¿Peligra la unidad de España?

-España lleva 500 años siendo una Nación Estado, y lleva desde tiempo inmemorial siendo una unidad política. Bastante antes de los Reyes Católicos ya era una unidad política desde el punto de vista territorial. Porque es verdad que hubo una Reconquista, pero también es verdad que hubo un Reino Visigodo que dominó toda España. Además España, no solamente desde el punto de vista de su dimensión geográfica, sino de su dimensión histórica y sobre todo, de su visión de futuro, tiene muchísimo sentido estando unida, muchísimo más que disgregándose, lo que conduciría a las partes a su ruina. Hoy en día se tiende a la unión. Los países con los que vamos a tener que convivir en el mundo tienen algunos más de mil millones de habitantes. Y con eso es con lo que hay que competir. Por tanto, todo lo que sea unión, todo lo que sea vinculación, aparte de los afectos históricos y de nuestra Historia compartida, es fundamental.

-¡Qué tiempos aquellos de 1998 en los que hasta Jordi Pujol acudía a la recepción de la Fiesta Nacional! ¿Qué ha pasado en este tiempo en España?

-El viejo refrán castellano que dice «donde no hay harina todo es mohína» es muy de aplicación. Cuando las cosas van bien, la gente está en una situación de convivencia más fácil. Cuando las cosas empiezan a ir mal económicamente se producen unas tensiones que, a veces, tratan de basarse en historias que se crean adrede.

-¿Y si Artur Mas insiste en celebrar ese «referéndum» ilegal?

«La primera obligación es cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes»-El Gobierno español, el señor Mas y cualquier otro responsable político tienen como primera obligación cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes. Y eso lo hemos jurado todos. Por lo tanto, todo se hará dentro del marco jurídico que nos hemos dado del Estado de Derecho. La democracia es respeto al Estado de Derecho. Lo otro, la falta de respeto al Estado de Derecho o la destrucción del Estado de Derecho es el camino directo a la falta de democracia y a la falta de libertades.

-¿Ve a las Fuerzas Armadas preocupadas por el órdago de la Generalitat catalana?

-Las Fuerzas Armadas tienen una misión tan importante que cumplir que mantienen la serenidad por encima de cualquier avatar . Saben muy bien cuál es su misión; tienen una profunda convicción democrática constitucional, y como todos los demás españoles tienen un sentido de España que es compartido por la inmensa mayoría.

-¿Está el Gobierno trabajando en algún tipo de salida al laberinto en el que se ha metido Artur Mas?

-Es un error centrar la atención en Cataluña. Creo que la atención la tenemos que centrar en toda España; en el concepto armónico de España que incluye a Cataluña como incluye a Andalucía o al País Vasco. Creo que lo importante es la armonización general de España. Es el mensaje clave que tenemos que ofrecer.

-Usted no está afiliado al PP. ¿Cómo valora el «caso Bárcenas» desde esa distancia cercana?

-Uno de los elementos más desestabilizadores de la sociedad -es otro modo de incumplimiento de la Ley- es la corrupción. Además la corrupción política es especialmente grave porque se da en un estamento que tiene que dar ejemplo de liderazgo, no solamente de liderazgo político sino de liderazgo moral, que es esencial en la política. Creo que es terrible; terrible, condenable y perseguible. Y ojalá se erradique para siempre.

-Y como ciudadano Pedro Morenés, ¿entiende sentencias tan exiguas a saqueos municipales como el caso de Marbella?

-Como ciudadano Pedro Morenés y como ministro de Defensa, entiendo que parte esencial del Estado de Derecho son los tribunales. Respeto las sentencias de los tribunales y creo que son profesionales del Derecho. Otra cosa sería gravísima para el sistema democrático en el que vivimos.

-Casi en el ecuador de la legislatura, ¿cómo ve al presidente Rajoy?

-Lo veo fenomenal y lo digo con convicción. A veces lo he visto -el año pasado- muy preocupado, pero es un hombre que tiene, primero, una entereza moral notabilísima, una presencia de ánimo cuajada a lo largo de muchos años de carrera política, una visión del Estado absolutamente clara, y un entendimiento de España, que desde luego comparto, como una Nación que quiere estar en el mundo y que quiere garantizar a todos los españoles un futuro mejor cada día. Tenemos que tener muy presente que el presidente del Gobierno actual ha pasado por unas circunstancias durísimas tanto en el Gobierno como en los años que estuvo en la oposición. Durísimas, dentro y fuera.

-En seis años el presupuesto de Defensa ha disminuido un tercio. De los 8.494 millones de 2008 a los 5.746 previstos para 2014. ¿Está la austeridad socavando la Defensa Nacional?

-España corre el riesgo de tener una Defensa ineficiente si se dan tres parámetros: primero, falta de financiación en general; segundo, falta de dotación, de permanente dotación de sistemas de armas que sean equiparables a los que puedan tener nuestros riesgos y amenazas; y tercero -y fundamentalísimo-, falta de adiestramiento de lo que tengamos. La falta de adiestramiento es lo que más me preocupa, porque nosotros tenemos unas Fuerzas Armadas compensadas, tenemos los mejores sistemas de armas que han tenido las Fuerzas Armadas españolas a lo largo de su historia, y sin embargo estamos empezando a rozar niveles de adiestramiento que hay que preservar como sea. Porque unas Fuerzas Armadas con hombres y con material, y no adiestradas, son ineficientes. Esta es la situación.

-¿Qué le dice a esos militares, que pueden ver como excesivos los sacrificios que soportan?

-Les he dicho que han elegido una profesión extraordinariamente noble, relevante, honrada y honrosa, y la parte fundamental de esa profesión es el sacrificio permanente por el interés general, hasta la puesta a disposición de la propia vida. Segundo, han elegido esa profesión; es decir, es una profesión dura, en la que hay que dar lo mejor de uno mismo, y lo único que les pido es que, con mucho o con poco, den lo mejor de sí mismos. Y con mucho o con poco las Fuerzas Armadas hacen siempre lo que pueden.

-Las Fuerzas Armadas cuentan con unos 43.000 oficiales y suboficiales y 79.000 soldados y marinos como tope máximo para 2014. Además unos 25.000 civiles trabajan en su departamento. Países como Reino Unido o Francia ya han presentado planes de profunda reestructuración de personal. ¿Trabaja el Ministerio de Defensa en ese sentido también?

-Sí. El Ministerio de Defensa trabaja en un gran plan que además afecta a todo. Tenemos un diseño que podría darnos una horquilla de personal de entre 110.000 y 120.000 efectivos. Ese diseño dependerá de los sistemas de armas que tengamos, de la dotación de material, y dependerá muchísimo de la capacidad de adiestrar que tengamos.