Miembros de ETA en Venezuela piden a Maduro que no colabore con España
El presidente Nicolás Maduro, el pasado 19 de septiembre - reuters

Miembros de ETA en Venezuela piden a Maduro que no colabore con España

Han difundido un comunicado en el que piden al Ejecutivo venezolano que que no se involucre en esta «estrategia macabra de dolor, represión y sufrimiento»

vasco press
Actualizado:

Miembros de ETA residentes en Venezuela han pedido al ejecutivo de Caracas que no colabore con el Gobierno español tras el arresto, efectuado ayer, del presunto etarra Asier Guridi Zaloña. Guridi, que está reclamado por la justicia de España y Francia, tiene condenas pendientes de cumplir en los dos países.

Los miembros de ETA que viven en Venezuela han difundido un comunicado en el que indican que Guridi fue detenido ayer por la mañana, tras salir de casa para llevr a su hijo al colegio y a su esposa venezolana al trabajo. En el escrito piden al Ejecutivo de Caracas que no se involucre en esta estrategia macabra de dolor, represión y sufrimiento que quiere mantener el Gobierno español contra el pueblo vasco.

Guridi (Oñate, 1969) fue arrestado por vez primera por la Ertzaintza en abril de 1992 en su localidad natal durante una operación en la que fue registrada la sociedad Arrano Beltza, aunque quedó en libertad. El 15 de diciembre de 1992 fue vuelto a capturar, en esa ocasión por la Guardia Civil, acusado de formar parte de un grupo de apoyo a ETA denominado Txantxi al que se le imputaban numerosos actos de violencia.

La Audiencia Nacional le condenó el abril de 1996 a diez años de cárcel por los delitos de incendios y estragos, aunque fue puesto en libertad al cumplir cinco años de prisión. Aprovechó esa circunstancia para darse a la fuga, por lo que la Audiencia Nacional dictó órdenes de detención e ingreso en prisión. Su pista volvió a aparecer en territorio francés cuando la policía localizó su fotografía en escondites logísticos en 2003. Al parecer las fotos estaban destinadas a confeccionarle documentaciones falsas.

La justicia francesa le condenó en 2007, en rebeldía, a dos años de cárcel. El presunto etarra llevaba más de diez años residiendo con documentación falsa en Venezuela, donde se había casado con una ciudadana de este país. Su arresto fue efectuado como consecuencia de una investigación desarrollada por la Comisaría General de Información del CNP, por la Subdirección Antiterrorista francesa con el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (antigua DISIP) de Venezuela.