«El cemento está en aguas que pertenecen a España»

Álvaro Cuadros denuncia tras el examen de los bloques de hormigón lanzados por Gibraltar: «Están separados veinte metros unos de otros y están colocados en zigzag para que los pescadores no puedan enganchar allí»

Actualizado:

Cuando a Álvaro Cuadros, de 37 años, y a Vicente Jiménez, de 42, les propusieron grabar los bloques de hormigón que las autoridades de Gibraltar han tirado en la Bahía de Algeciras no lo dudaron ni un instante. No sólo les pareció una buena idea, sino que decidieron hacerlo con ganas. Ayer a mediodía se pusieron el traje de buceo y se sumergieron en el mar. El neopreno, la botella, las gafas… y una bandera de España, por si alguien dudaba a qué país pertenecen esas aguas. Estuvieron sumergidos a seis metros de profundidad unos 40 minutos, tiempo más que suficiente para ver los bloques de hormigón y para darse cuenta de que «los han tirado de cualquier manera». Lo cuenta Álvaro Cuadros, en entrevista con ABC. Dice que los bloques son de un metro cúbico y que de ellos salen unas varillas de cuarenta centímetros de ancho y tres centímetros de grosor, acabados en punta. «Lo han hecho para impedir que puedan pescar», asegura. «Es un cúmulo de despropósitos. Están separados veinte metros unos de otros y están colocados en zigzag para que los pescadores no puedan enganchar allí. Y eso de que el caladero está agotado es mentira», añade. En su opinión, «han cometido fallos grandísimos, porque normalmente los bloques se enganchan entre ellos con cadenas, de manera que si tiras de uno tienes que llevártelos todos».

Al volver a la superficie se encontraron con una sorpresa: la Policía de Gibraltar. «Nos han visto y nos han preguntado qué estábamos haciendo. Les hemos dicho que nada, sacando unas fotos y grabando unos vídeos, sin más». Álvaro y Vicente están muy tranquilos porque dicen que no han hecho nada ilegal: «simplemente nos hemos sumergido en aguas españolas y nosotros cumplimos estrictamente la legislación de buceo». Por último, tienen un mensaje para el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, por si no supiera cómo sacar los bloques del fondo del mar: «en cinco días los sacamos de allí. Cada uno pesa alrededor de 2.500 y 2.800 kilos. Le colocas un globo, un zepelín, lo inflas y lo levanta rápidamente a la superficie. Luego te los llevas a remolque». Así de sencillo.