Regreso a casa tras combatir a los piratas
Bienvenida a los marinos de la fragata Numancia en el muelle de la Base Naval de Rota - abc

Regreso a casa tras combatir a los piratas

La fragata Numancia arribó al puerto de Rota (Cádiz), después de 4 meses de servicio en el marco de la operación «Atalanta»

Actualizado:

29.ooo millas náuticas. Se dice pronto. Una milla náutica equivale a 1.852 metros. O sea, casi dos kilómetros. 29.000 millas náuticas (53.708 kilómetros) es la distancia (superior a la circunferencia de la Tierra) que la fragata Numancia ha recorrido en 128 días de navegación. El miércoles, este gran buque de la Armada española construido en el astillero de El Ferrol y botado en enero de 1987 atracó en el puerto de Rota. Las 197 personas que viajaban a bordo volvieron a pisar su tierra y a abrazar a los suyos.

Cinco meses antes, el 22 de marzo, la misma base naval de la población gaditana la había visto zarpar rumbo al cuerno de África. La fragata Numancia (F-83) formaba parte de la expedición enviada por la Unión Europea en el marco de la operación «Atalanta», destinada a combatir la piratería realizada principalmente por somalíes. Misión cumplida: la Armada española ha contribuido de forma «muy activa» al éxito de Eunavfor (Fuerza Naval de la Unión Europea) en la lucha contra la piratería. Así lo afirma la nota de prensa del Ministerio de Defensa español.

Acciones destacadas

Entre las acciones destacadas en el curso de este despliegue, figuran dos evacuaciones sanitarias. En la primera, a un miembro de la tripulación de un buque de apoyo logístico que sufría una afección cardiaca. Este fue trasladado en helicóptero a Salalah (Omán). El buque de apoyo no era otro que el Fort Victoria, de pabellón británico (británicos y españoles, aliados y amigos).

En la segunda, dos miembros de al tripulación del mercante MT Perla, que habían sufrido quemaduras durante un incendio, fueron transportados por la fragata española hasta Victoria (Seychelles), donde fueron hospitalizados.

Además, la Numancia, cuyonombre rinde tributo a la fragata blindada Numancia que «vivió» entre 1862 y 1916, fue la primera en acudir al socorro del mercante secuestrado Albedo, hundido en el fondeadero de Haradhere (Somalia). Y también ha proporcionado adiestramiento a los guardacostas de Yibuti (pequeña República vecina de Somalia), a los guardacostas de Seychelles (pequeña República anclada en el mar y repartida en 115 islas, al norte de Madagascar) y a la Marina de Tanzania (mediano país situado en la costa este de África).

La fragata Numancia (F-83) tiene 137,7 metros de eslora, 14,3 metros de manga y 7,5 metros de calado. Puede alcanzar una velocidad de 29 nudos y transportar a 223 tripulantes. Puede lanzar misiles, balas de cañón y metralla varia. Tiene un hangar para dos helicópteros. Los helicópteros embarcados, pertenecientes a la Décima Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves, han realizado más de 140 horas de vuelo, en las que han llevado a cabo misiones de Inteligencia y Reconocimiento (ISR), vigilancia de superficie, protección de fuerza, evacuación médica y apoyo logístico.

Segundo despliegue en «Atalanta»

El 23 de marzo de 2009 era Carme Chacón, a la sazón ministra de Defensa, quien despedía en la base naval de Rota a la fragata Numancia y al petrolero de la flota Marqués de la Ensenada. 323 militares componían el primer despliegue español en la operación Atalanta, de la que España tomaría el mando el 6 de abril.La ministra destacó entonces que la participación de España en esta misión conjunta era «la mejor prueba de nuestro compromiso con la libertad en los mares».