Royal Navy: una base naval que justifica una colonia
Un miembro de la plataforma nacionalista «Defenders of Gibraltar» - nono rico

Royal Navy: una base naval que justifica una colonia

Todo preparado para recibir la semana que viene a los tres buques de guerra

Actualizado:

La base naval de Gibraltar ya aguarda la llegada del buque de asalto anfibio «Bulwark» y las fragatas «Montrose» y «Westminster»que, con el portaaeronaves «Illustrious», zarparán hoy desde sus puertos en Devonport y Porstmouth para realizar unas maniobras en aguas del Mediterráneo, Índico y golfo Pérsico.

Mientras que el portaaeronaves tiene planificada desde el pasado mes de junio su escala técnica en la base española de Rota, los otros tres buques militares atracarán en Gibraltar, una base de gran valor estratégico -la II Guerra Mundial y la Guerra Fría más recientemente dieron cuenta de ello- en la que el líder llanito, Fabian Picardo, podría lograr una foto buscada con la Royal Navy en medio de un conflicto diplomático entre Londres y Madrid.

Con una fuerza permanente desplegada en torno a los 250-300 militares, según los últimos datos del Ministerio de Defensa británico, en el Peñón como no podía ser de otro modo es la Royal Navy quien juega el papel dominante, con una veintena de oficiales desplegados y unos 150 marinos. Todas las fuerzas británicas están bajo las órdenes del gobernador y comandante en jefe de Gibraltar, cargo que desde hace cuatro años desempeña el vicealmirante Adrian Johns. No confundir esta figura institucional con la llanita y política del ministro principal que desde finales de 2011 recae en el laborista Picardo.

La Royal Navy mantiene desplegadas permanentemente en Gibraltar dos patrulleras de la «clase Scimitar», en servicio desde 2003 y con capacidad para alcanzar los 30 nudos (55 km/h). Son la «Scimitar» (P284) y la «Sabre» (P285) que otorgan una rápida maniobrabilidad a la Marina británica en aguas próximas a la colonia, en disputa con pesqueros españoles y que, incluso, han llegado a protagonizar algún enfrentamiento, sin llegar a mayores, con patrulleras de la Guardia Civil (insultos y embestidas). Destacable es un incidente acaecido en abril de 2009.

Ambas patrulleras cuentan con una tripulación de siete marinos, siendo la dotación total de 22 militares destinada a esta escuadra de la Royal Navy en Gibraltar. Con 16 metros de eslora, el armamento abordo está compuesto principalmente por dos ametralladoras. La flotilla británica en Gibraltar se completa con tres lanchas rígidas «Pacific 24». ¿Su misión? «Contribuir a la defensa y seguridad marítima de Gibraltar».

La crisis del «Tireless»

En los últimos tiempos, esta base naval situada en la cara occidental del Peñón -con la bahía de Algeciras como marco- es también sinónimo de submarino nuclear. Sobre todo, tras la escala de un año que tuvo que realizar el «Tireless» por culpa de una avería en uno de sus reactores. Una reparación que provocó una crisis diplomática entre Aznar y Blair.

Las fuerzas británicas cuentan además en Gibraltar con un cuartel general, un destacamento de unos 70 militares de infantería del Ejército y otros tantos de la Fuerza Aérea, que cuenta con dos hangares frente a la terminal civil del aeropuerto que cruza el istmo.

Pero es en la joya de la corona militar de Gibraltar -su base naval- donde la semana que viene, en presencia del «Bulwark», el «Westminster» y el «Montrose» donde el líder gibraltareño, Fabian Picardo, tratará de tener su anhelada foto. Sobre todo después de que este demandara una presencia extra de la «Royal Navy» para detener las supuestas agresiones de España: «Las aguas son tan gibraltareñas como la Main Street», dijo.