Rajoy: «Me piden que me declare culpable. No lo voy a hacer, porque no lo soy»
Rajoy, a su llegada al Congreso de los Diputados - efe

Rajoy: «Me piden que me declare culpable. No lo voy a hacer, porque no lo soy»

En su comparecencia, el presidente del Gobierno ha asegurado que creyó a un «falso inocente», pero no encubrió a un «presunto culpable»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha evitado pronunciar el nombre del extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, y en una valiente y dura primera intervención ante el Congreso ha reconocido que «me equivoqué, lo lamento, pero fue así, al mantener la confianza en alguien, que hoy sabemos que no lo mereció». Una comparecencia en la que está arropado por todo su gabinete, así como por la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que sigue el debate sobre la tribuna.

El nombre de Bárcenas lo pronunció el presidente del Gobierno en los primeros minutos de su intervención, dejando así claro que no iba a dejar en un segundo plano este asunto y que lo iba a tratar desde el primer momento.

Rajoy aseguró que su objetivo era «ofrecer mi opinión» y «facilitar información» sobre una serie de «malentendidos y equivocaciones» de los que se está informando. Antes de entrar de lleno advirtió de que hay formaciones políticas que «no le interesa conocer nada que no coincida con su dogma prefabricado. Diga lo que diga reclamarán mi dimisión».

En un primer momento, Rajoy señaló que la amplificación de estas informaciones han causado ya «un daño a la imagen del país» y que comparece en el Congreso para evitar que ese daño sea mayor, frenando la «erosión de la imagen de España».

Tras estas palabras entró de lleno en el escándalo de Bárcenas, afirmando que «me equivoqué, lo lamento, pero fue así, al mantener la confianza en alguien que hoy sabemos que no lo mereció». Añadiendo que «creí en la inocencia de esa persona, como creería en una persona que se encontrara en un trance semejante», ya que no tenía «razones para dudar de su inocencia».

Rajoy admitió que Bárcenas le «engañó». «No condeno a nadie de manera preventiva», dijo,pero afirmó que cuando supo la existencia de las cuentas en Suiza se dio cuenta de la «deslealtad» del extesorero al PP.

El presidente afirmó de nuevo que «son falsas sus acusaciones, sus medias verdades que son la cobertura de sus falsedades. En el PP no se ha llevado una doble contabilidad. Se han pagado sueldos, se han pagado en blanco. He declarado todos mis sueldos y mis declaraciones están a la vista de todo el mundo, tienen más valor que un escrito al vuelo en un papel arrugado».

Rajoy negó las acusaciones de Bárcenas y la «asombrosa e imaginativa colección de falsedades, como el tiempo y la justicia demostrarán. No es cierto todo lo que dice el señor Bárcenas y aquí terminan todas las posibilidades del caso».

El presidente criticó a aquellos que «jalean las marrullerías de las fotocopias» y «los que dan por bueno lo que se publica». Además, cuestionó la amenaza de moción de censura realizada por el PSOE: «No me amenace, señor Rubalcaba, con una moción de censura, no se amenaza con los instrumentos de la Constitución. No está bien hacer un uso fraudulento de los cauces de la Constitución».

Rajoy finalizó su intervención asegurando que sus esfuerzos los va a dirigir a defender una «España sensata y laboriosa para que suene más fuerte que cualquier otra cosa».

No culpable

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que no dimitirá ni convocará elecciones anticipadas por el caso Bárcenas como le reclama la oposición, a la que ha respondido así: «No me voy a declarar culpable, porque no lo soy».

Rajoy ha respondido de esta forma a Rubalcaba en su turno de réplica a las intervenciones de los grupos en el debate del pleno del Congreso sobre el caso del extesorero del PP Luis Bárcenas.