Las frases más polémicas de Magdalena Álvarez
La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez - efe

Las frases más polémicas de Magdalena Álvarez

La juez Mercedes Alaya ha imputado a la exministra por el caso de los ERE fraudulentos

Actualizado:

Magdalena Álvarez, que este martes ha sido imputada por la juez Mercedes Alaya por el caso de los ERE fraudulentos, fue protagonista durante el tiempo que estuvo al frente del Ministerio de Fomento (2004-2009) de varias anécdotas no exentas de polémica. Las frases de Álvarez, cuya etapa como consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía está siendo ahora investigada, no pasaron desapercibidas para los medios de comunicación nacionales. ABC.es repasa a continuación algunos de estos momentos, que en su día despertaron en los españoles risas y estupor a partes iguales.

«Me cuesta aprenderme las cosas, tengo la cabeza que tengo y las posibilidades que tengo»

Preguntada en septiembre de 2007 en el «Programa de Ana Rosa» por el caos en las infraestructuras catalanas, la entonces ministra del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero lo excusó por las obras del AVE en la región y justificó la posible falta de explicaciones por su parte afirmando: «Me cuesta aprenderme las cosas de memoria». Y añadió la razón: «Tengo la cabeza que tengo y las posibilidades que tengo».

«Y ahora crucemos los dedos»

Días antes, Magdalena Álvarez había confiado a la diosa Fortuna el avance de los tramos del AVE. «El 21 de diciembre estará en Barcelona, el 22 en Valladolid y el 23 en Málaga. Y ahora crucemos los dedos», pidió a todos los españoles la ministra de Fomento desde Televisión Española.

«Hay determinadas cuestiones, que aun conociéndolas, no las conozco»

En agosto de 2008, durante su comparecencia en la Comisión del Congreso que trataba el accidente de Spanair, la ministra de Fomento realizó otra de sus grandes confesiones: «Hay determinadas cuestiones, que aun conociéndolas, no las conozco». Álvarez también dejó claro que, en su opinión, «el aeropuerto de Barajas es “mu” grande».

«¿Qué respeto tiene usted a la filtración?»

Ese mismo mes, Magdalena Álvarez sufrió un «lapsus linguae» en el Congreso de los Diputados cuando intentaba defender a su equipo al frente del Ministerio de Fomento de quienes le acusaban de filtrar a los medios información de la comisión de investigación del accidente de Spanair. «¿Qué respeto tiene usted a la filtración?», espeto al diputado del Partido Popular Andrés José Ayala.

«Pienso más rápido que hablo»

Tras un acto en el que la patronal constructora de obra pública (Aerco) le entregó un premio, Álvarez explicó al mundo su manera de comunicarse verbalmente. «Cuido tanto el hablar que hablo peor, porque si hablara como siempre he hablado y no quisiera hablar despacito para no saltarme determinadas terminaciones, que me las sigo saltando, y demás, me costaría menos porque pienso más rápido que estoy hablando y entonces se me va el hilo de la intervención», soltó.

Y para finalizar, un trabalenguas sobre la predictibilidad de un temporal:

«Si la borrasca cambió de forma impredecible, no la pueden predecir, y si no la predicen quienes la tienen que predecir, ¿cómo quieren ustedes que lo vayamos a predecir aquellos que estamos esperando la predicción?»