Pujol no responde por sus hijos: «Tienen su vida»
Jordi Pujol, en una imagen de archivo - abc

Pujol no responde por sus hijos: «Tienen su vida»

La corrupción acecha a la familia del expresidente de la Generalitat

Actualizado:

Ya son mayorcitos. El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol despachó así las preguntas que le hicieron ayer sobre los presuntos delitos cometidos por sus vástagos. «Les tengo confianza y en todo caso, mis hijos tienen entre 42 y 54 años, y por tanto tienen su vida». «No es que yo me desinterese o que me desresponsabilice. Yo respondo de mí mismo», agregó.

Transcurridos diez años desde que Pujol abandonase el Palau de la Generalitat, las sospechas de corrupción se han cernido sobre varios de sus hijos, el más destacado Oriol Pujol, imputado en el caso ITV y que se vio obligado a ceder sus responsabilidades al frente del grupo parlamentario y en CiU. Sigue como diputado.

Al respecto, en una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Ep, Pujol apuntó que en su momento, uno de sus consejeros, Jaume Roma, responsable de Obras Públicas entre 1994 y 1996, dimitió tras publicarse informaciones sobre presunta corrupción, caso que años más tarde la Audiencia de Barcelona archivó. «A Oriol Pujol le podría pasar lo mismo que a Jaume Roma. De hecho, creo que le pasará», destacó el exlíder de CiU.

Sobre el caso de Roma, precisamente, Pujol desveló un intento de chantaje, al revelar que un día se presentaron en la Generalitat «unos señores» afirmando que tenían pruebas contra el consejero y pedían «treinta millones de pesetas» a cambio de no hacer público el asunto. Pujol no denunció el chantaje y, en contra de su criterio, aceptó la dimisión de Roma. Artur Mas le sustituiría. La política es una actividad «de riesgo», concluyó el expresidente Pujol.