Lamentos tardíos del Parlamento andaluz por subirse las dietas a escondidas
Manuel Gracia - vanessa gomez
españa

Lamentos tardíos del Parlamento andaluz por subirse las dietas a escondidas

La decisión de engordar sus carteras, cuando se pide austeridad al ciudadano, provocó tal indignación que ahora la Mesa ha dejado sin efecto el acuerdo. ¿Qué hubiera ocurrido si no llegan a ser sosprendidos con las manos en la masa?

s. e.
Actualizado:

Antes se coge a un pillo que a un pardillo. Y esto es lo que ocurrió al presidente y a los miembros de la Mesa del Parlamento de Andalucía que se reunieron a escondidas el pasado 20 de marzo para subirse las dietas. En plena crisis económica, con el drama del paro que castiga especialmente a esa Comunidad Autónoma, sus señorías decidieron que los portavoces adjuntos pasarían a incorporarse a las dietas de miembros de la Mesa y portavoces, con una cantidad de devengo semanal de 500 euros, mientras las del presidente pasaban de 500 a 600 euros. Es decir, 2.000 y 2.400 euros mensuales de más, respectivamente. Ello añadido a sus sueldos

Conscientes de protagonizar un episodio digno de la mejor de las novelas picarescas, el presidente, Manuel Gracia, y los miembros de la Mesa -del PSA, IU y PP- se reunieron a escondidas. Pero hace pocos días, como se dice coloquialmente, fueron pillados con el carrito del helado. La indignación ciudadana fue tal que Gracia y sus pícaros cómplices se vieron obligados a anunciar ínmediata rectificación. Ahora, el presidente del Parlamento andaluz asegura que hará lo posible para que el desaguisado «no vuelva a ocurrir». Queda la duda de si se refiere a que no habrá otra subida provocadora de las dietas o si, por el contrario, pondrá los medios para que no se les vuelva a pillar. De momento, la Mesa de la Cámara andaluza ha dejado sin efecto la subida de las dietas. Lamenta Gracia, ya tarde, la «indignación ciudadana» que el intento de «saqueo» -legal- causó pero adelanta que ni por asomo se ha planteado la posibilidad de dimitir.