defensa

Morenés abordará con Hagel en la OTAN el despliegue de EE.UU. en Rota y Morón

El ministro de Defensa mantendrá mañana en Bruselas su primer encuentro bilateral con el nuevo secretario de Defensa

Actualizado:

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, discutirá este miércoles en Bruselas con el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, asuntos de interés bilateral para ambas partes como el despliegue de los cuatro destructores estadounidense dotados con capacidad antimisil en la base de Rota como parte del escudo de defensa de la OTAN, así como la utilización de la base de Morón por parte de Estados Unidos, según han avanzado fuentes diplomáticas, informa Europa Press.

El encuentro, el primero que mantienen desde que Hagel se puso al frente del Pentágono, tendrá lugar este miércoles a primera hora en la sede de la OTAN en los márgenes del segundo día de reunión de los titulares de Defensa aliados, que se celebra este martes y miércoles.

Morenés y Hagel repasarán el despliegue de cuatro destructores estadounidenses dotados de capacidad de defensa antimisil en la base naval de Rota (Cádiz) en el marco del escudo antimisiles que la OTAN se ha comprometido a desarrollar para hacer frente a la creciente amenaza de ataques balísticos procedentes de países como Irán y Corea del Norte.

El primer destructor se espera que llegue a Rota en 2014El primer destructor se espera que llegue en 2014. El pasado 10 de octubre el ministro español de Defensa, Pedro Morenés, respaldó con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon E. Panetta, el protocolo que formaliza la autorización y los términos de dicho despliegue. La elaboración del protocolo y los acuerdos administrativos que lo desarrollan fueron encomendados a un comité director, presidido por el vicealmirante Ignacio Horcada Rubio, subdirector general de Planes y Relaciones Internacionales del Ministerio de Defensa, y al contralmirante Montgomery, representante de la Sección de Planes del Mando de Estados Unidos en Europa.

Los cuatro grupos de trabajo formados bajo el comité director, presidido por el vicealmirante Ignacio Horcada Rubio, especializados en las áreas de infraestructura, adiestramiento y operaciones, mantenimiento, y transferencia tecnológica, han elaborado los documentos que coordinan las acciones que conduzcan al despliegue de los buques.

Con la firma de estos acuerdos, el pasado 13 de noviembre, queda concluida la fase que dará lugar a los trabajos de preparación necesarios para la llegada a Rota en 2014 del primer destructor norteamericano. En el caso del uso de la base de Morón de la Frontera (Sevilla), el Gobierno de Mariano Rajoy dio luz verde el pasado 19 de abril al despliegue de de 500 infantes de Marina y ocho aviones estadounidenses en la base española para «operaciones de respuesta a situaciones de crisis» en el norte de Africa para «proteger ciudadanos, instalaciones y personal destinado» en la región, según anunció entonces la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Rodríguez.

«El despliegue está destinado a evitar otro Benghazi», han explicado fuentes diplomáticas, en alusión al ataque perpetrado en septiembre de 2011 contra el Consulado de Estados Unidos en Benghazi en el que pereció el embajador del país, Christopher Stevens. La autorización para el despliegue en el marco del convenio bilateral para la Defensa entre España y Estados Unidos tendrá vigencia «temporal» de un año, según precisó entonces la «número dos» del Ejecutivo español.

Afganistán post 2014

Morenés y Haguel también intercambiarán puntos de vista sobre la misión en marcha en Afganistán y la nueva misión de entrenamiento, asistencia y asesoramiento que la OTAN se han comprometido a mantener sobre el terreno desde 2015 para seguir ayudando a las fuerzas afganas una vez que concluya la actual misión de combate a finales de 2014. Al margen de los militares estadounidenses que Washington pueda dejar sobre el terreno para continuar las operaciones antiterroristas en Afganistán, la OTAN bajara dejar entre 8.000 y 12.000 efectivos sobre el terreno para la nueva misión, aunque todavía no se han cerrado cifras.

Se entiende que Estados Unidos aportará «la mitad» de efectivos de la futura misión de entrenamiento aliada y que el resto de aliados y socios de terceros países aporten la otra mitad, según fuentes diplomáticas. España ya ha mostrado su disposición a contribuir a la nueva misión y ha expresado su deseo de seguir apoyando en Herat, donde mantiene el grueso de su contingente actual pero todavía no ha decidido cifras.