Cartagena reclama 3,5 millones de euros a una empresa vinculada a un exdiputado del PSOE
José Antonio Alonso Conesa -centro- flanqueado por sus dos hermanos - antonio gil
españa

Cartagena reclama 3,5 millones de euros a una empresa vinculada a un exdiputado del PSOE

La Fiscalía investiga los negocios del exalcalde cartaginés y exdiputado en el Congreso José Antonio Alonso Conesa

Actualizado:

El exdiputado del PSOE y exalcalde de Cartagena José Antonio Alonso Conesa está vinculado a polémicos negocios urbanísticos en la ciudad de la que fue regidor. El expolítico socialista, que asesora a la misma empresa que el exconsejero de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela –Assignia Infraestructuras–, puso en marcha la rehabilitación del barrio universitario de Cartagena, a través de un grupo empresarial que no ha pagado al Ayuntamiento cartaginés 3,5 millones de euros comprometidos en el contrato que firmaron ambas partes. El Consistorio reclamó el pago en los tribunales el pasado año y el juico está previsto para el próximo septiembre.

Los hechos comienzan en 2002, cuando el exalcalde de Cartagena aglutina personalmente al grupo de empresarios que ganó el concurso público para rehabilitar el barrio universitario de la ciudad, imponiéndose a empresas de la talla de Ferrovial. Alonso Conesa fue, como él mismo ha reconocido a ABC, el muñidor del proyecto empresarial, a través de la mercantil Residencial Puerta Nueva. En 2003, después de que esta sociedad ganara el concurso con una oferta de 6,3 millones de euros por las parcelas públicas, el exalcalde fue contratado como asesor de Puerta Nueva.

Los intereses del exdiputado del PSOE continúan: con el contrato adjudicado, una empresa que el propio Alonso Conesa había fundado y que luego puso en manos de su hermano Agustín, Mistral INV, entró como accionista de Residencial Puerta Nueva con el veinte por ciento del capital.

Plusvalías

La promotora también ofreció un puesto en su consejo de administración a la alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, del Partido Popular, para que velara por los intereses del Ayuntamiento. Uno de ellos era el compromiso de Residencial Puerta Nueva de entregar a la empresa pública Casco Antiguo de Cartagena S.A. el 30 por ciento de las plusvalías que surgieran del negocio inmobiliario.

Según la denuncia presentada por el concejal independiente José López ante la Fiscalía, Residencial Puerta Nueva obtuvo más de diez millones de euros de beneficio, pero éstos fueron desviados a otra empresa para enmascarar las plusvalías y, de este modo, no pagar ni un euro al Ayuntamiento. El Ministerio Público tiene abiertas diligencias informativas, al margen de la reclamación por la vía administrativa. Así, Residencial Puerta Nueva vendió una de las fincas a la sociedad Paseo Alfonso XIII S.L., controlada por los mismos empresarios, y ésta se la permutó a un tercero, la ONCE. Al final, residencial Puerta Nueva quedó en situación de insolvencia y la empresa pública no logró cobrar.

Residencial Puerta Nueva sólo reconoce una deuda de 200.000 euros, Alega que no debe pagar los 3,5 millones de euros porque hubo un supuesto sobrecoste en las obras de urbanización de 3,3 millones de euros.

Alonso Conesa, que está detrás de otras operaciones urbanísticas con ganancias de al menos 17 millones de euros, ha declarado a ABC que este desarrollo urbanístico fue «una operación ejemplar» y un reto personal porque «empecé a trabajar en ese barrio en el año 1984, cuando era concejal de Cultura». Sostiene que no tuvo ningún interés económico mientras aglutinó a las empresas que de su mano ganaron el concurso. Reconoce que luego fue contratado como asesor, pero se desvincula de la entrada en el proyecto de la empresa que él fundó y que ahora administra su hermano.

El nombre de J.A. Alonso Conesa volvió a la actualidad cuando el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, le recordó al líder de los socialistas, Tomás Gómez, que el exdiputado del PSOE asesora a la misma empresa gestora de hospitales públicos que el exconsejero de Sanidad Manuel Lamela.