España es un país corrupto para la mitad de los alemanes
Viñeta de Puebla publicada en ABC - abc
barómetro de la marca españa

España es un país corrupto para la mitad de los alemanes

La media de los seis países en los que se ha hecho el estudio refleja que uno de cada tres encuestados asocia a España con prácticas irregulares

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El milagro español ha pasado a mejor vida. Si en 1996 sólo uno de cada diez alemanes desconfiaba de España, hoy esta cifra se ha multiplicado por cinco. Si hace veinte años eran dos de cada diez los que veían a los españoles como poco trabajadores, hoy ya son cuatro de cada diez. La imagen de España como país débil ha pasado del 20 al 40%. Y uno de cada dos alemanes (48%) estima que España es un país corrupto.

Son datos de la tercera oleada del Barómetro de la Marca España, elaborada por el Real Instituto Elcano. «El umbral estadístico para considerar un país corrupto está en el 50% y en Alemania ya estamos en ese escenario –ha valorado Javier Noya, director del Observatorio para la Marca España–. Todavía se está muy lejos en otros».

En México, un país considerado cercano por cuestiones lingüísticas y culturales, el porcentaje de ciudadanos que ven a España como un país corrupto es del 41%. Rusia y el Reino Unido coinciden en el 37%, mientras que Estados Unidos, más alejado y menos informado, tiene una tasa del 33%. China, el sexto país en el que se ha preguntado por esta cuestión y uno de los más corruptos del mundo, ofrece el porcentaje más bajo: 20%. Según el barómetro de marzo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 44% de los españoles consideraba la corrupción como el problema más grave del país, la cifra más alta desde que se pregunta por esta cuestión.

La media de los seis países en los que se ha realizado la encuesta del Barómetro de la Marca España muestra que uno de cada tres encuestados asocia a España con las prácticas irregulares. Ello le lleva a Javier Noya a concluir que España «no es un país corrupto», según la percepción en el exterior. «En términos agregados no tenemos imagen de país corrupto», señala el estudio presentado este miércoles. No estamos ante un «problema estructural». La encuesta ha sido realizada entre el 25 de marzo y el 4 de abril en seis países: China, Alemania, Reino Unido, Rusia, EE.UU. y México. Han sido un total de 3.036 entrevistas por internet con un margen de error de entre el 2 y el 5 por ciento por cada país.

«Ya no somos los prusianos del sur»

El impacto de la crisis es evidente. Cuando un país está débil en términos económicos se traslada en este tipo de valoraciones. «El milagro español del que se habló después de la Transición se ha terminado. Ya no somos los prusianos del sur», ha indicado Noya, que durante la presentación del barómetro se ha detenido en los datos extraídos de los encuestados en Alemania, unos «resultados contundentes». Cinco de cada diez alemanes desconfían de España, cuando en 1996 solo era uno de cada diez. En este mismo periodo de tiempo, el número de teutones que nos consideran poco trabajadores se ha doblado de dos a cuatro de cada diez. La imagen de España como un país débil también se ha duplicado.

Hay otros aspectos estructurales que sostienen esta pérdida de reputación. En veinte años el porcentaje de alemanes que piensan en España como un país tradicional sólo ha bajado del 85% al 77%. «Increíblemente nos siguen considerando un país tradicional», según Noya, que ha justificado este aspecto en el peso de la Iglesia y otros factores como las corridas de toros: «Se han mantenido los tópicos».

Pese a todo, «España no es Grecia». Alemania da a España una nota global de 6,1 puntos, igual que a Italia y muy cerca de EE.UU. (6,2). La diferencia respecto a Grecia es de 1,5 puntos. Eso no ocurre en EE.UU. donde sí asimilan a España con Grecia. «Allí donde más nos critican es también donde más nos diferencian de Grecia. Es un buen dato. A Alemania llegan las malas noticias y también las buenas», ha afirmado el director del Observatorio.

Imagen estable

En términos generales, la imagen del país se mantiene estable respecto a diciembre. En Alemania, EE.UU. y Reino Unido la nota en siembre era del 6,5 y en este barómetro cae dos décimas, que «no son suficientes para hablar de un deterioro de la imagen». «Como quiera que las noticias económicas negativas en el primer trimestre de 2013 disminuyeron, para ceder paso a las malas noticias políticas, como los escándalos de corrupción Bárcenas o Urdangarín, el estancamiento o ligero retroceso habría que imputárselo a estas malas noticias», refleja el informe.

El trabajo de campo concluyó el 4 de abril, un día después de la imputación de la Infanta Cristina. En China, Rusia y México, que son los países donde se puede percibir el efecto de este hecho por la fecha de realización de las entrevistas, no se percibe que haya afectado a la imagen de España. «La valoración política siguió siendo la misma».

Se observa, asimismo, una continuidad en la imagen del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy: 5,4 puntos de valoración respecto al 5,3 de diciembre en Alemania, EE.UU. y Reino Unido, los países en los que se ha repetido la encuesta. El desconocimiento de su figura persiste. Entre los principales dirigentes sigue siendo el que menos visibilidad tiene y el que tiene la nota más bajo, por debajo de Angela Merkel y François Hollande. En el exterior son mayoría los que piensan que España no saldrá pronto de la crisis y podría necesitar un rescate.