Gao Ping, su mujer y el resto del núcleo duro de la mafia china, en prisión
Gao Ping, en una de sus comparecencias quincenales en la Audiencia Nacional - abc
tribunales

Gao Ping, su mujer y el resto del núcleo duro de la mafia china, en prisión

El jefe de la mafia china y su mujer declararon ante el juez Andreu para responder de nuevos hechos delictivos

Actualizado:

Gao Ping, el jefe de la mafia china, vuelve hoy a prisión. El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, ha tomado esta decisión después de que el imputado, que estaba en libertad por un error formal, haya prestado declaración desde las diez de la mañana. La misma medida ha adopatado respecto a su mujer, Lizhen Yang, que también estaba citada por el magistrado y otros cuatro imputados más: Qiaoya Ying, Wei Lin, Yongping Xia y Haibo Li.

Según las fuentes consultadas por ABC, desde que Gao Ping y su mujer fueran excarcelados han aparecido nuevas pruebas que los incriminan. La decisión de Andreu se ha producido a petición de la Fiscalía Anticorrupción y contra el Crimen Organizado.

Además de Gao Ping y Lizhen Yang, a lo largo de la mañana han comparecido otros cinco implicados en la trama que también fueron excarcelados en su día por las mismas razones que su jefe. Se trata del núcleo duro de la organización desmantelada -entre los citados están los responsables de las coacciones y del blanqueo de dinero- y cuatro de ellos han ingresado también en prisión.

Según el sumario, Gao Ping es el líder de todo el entramado societario de la organización, tiene un control absoluto de las empresas y los empleados. El resto de los miembro de la trama se someten a sus órdenes y ordena castigos en caso de que sea necesario. También dispone de una importante capacidad de corrupción. Con él a la cabeza, la organización sacaba entre 200 y 300 millones de euros al año.

Su mujer, Lizhen Yang, también forma parte del núcleo duro de la trama, gestiona y administra sociedades y es una de las principales responsables de organizar las salidas de dinero de España de forma opaca. En los últimos meses, esta mujer criticaba a su marido, aunque no se atrevía a enfrentarse directamente a él.